Saltar al contenido

La Rioja es una de las comunidades autónomas donde menos pagan las rentas bajas y medias

  • Rechazamos apoyar cualquier iniciativa que ponga en peligro la progresividad fiscal, lo único que garantiza unos servicios públicos de calidad

El Gobierno de Concha Andreu dio un giro total a la política fiscal que había instaurado el Partido Popular en La Rioja, en la que las rentas bajas y medias no pagaban -proporcionalmente- lo que debían en comparación con las rentas altas. Así, el nuevo modelo, centrado en la progresividad fiscal, convierte a nuestra región en la segunda comunidad autónoma donde menos pagan los que menos tienen, y entre las regiones donde más tributan las rentas altas. Una progresividad necesaria para asegurar una verdadera justicia fiscal.

Una política distributiva que, por fin, La Rioja tiene y que permite ser la comunidad autónoma que más invertirá este año en Atención Primaria o la segunda que más ha aumentado la inversión en los servicios públicos desde 2019. Porque es falso la afirmación del PP de que “la mejor política social consiste en bajar impuestos”, y es que, la progresividad fiscal es lo único que puede asegurar unos servicios públicos de calidad. Se vuelve a equivocar el PP de La Rioja planteando una iniciativa que se ha visto equivocada no solo en España -la Comunidad de Madrid es un ejemplo de las consecuencias tan negativas que tiene la rebaja fiscal en los servicios públicos -, sino también en estados como Reino Unido. Si esto, junto a proyectos ya anunciados, es lo único que puede proponer el PP y su candidato impuesto, es desalentador.

Política fiscal por tramos de España.

Desde el PSOE seguiremos respaldando y apoyando la política fiscal del Gobierno de Concha Andreu para que las rentas más bajas de La Rioja sean las que menos paguen, y las rentas altas, las que más. La progresividad fiscal es clave para seguir fortaleciendo la sanidad, educación y servicios sociales. Para seguir ampliando plantillas y adquiriendo modernos equipamientos.

Además del fondo, la forma en el que el PP quiere tramitar esta propuesta -lectura única- demuestra la hipocresía de un partido que criticó al PSOE por tramitar algunas leyes siguiendo este modelo. Ahora, al PP parece gustarle.