Saltar al contenido

La internalización del Hospital de Calahorra ha supuesto ya para La Rioja Baja disponer de más y mejores servicios y medios sanitarios

  • Alcaldesas y alcaldes de La Rioja Baja remarcan los beneficios de la decisión del Gobierno de Andreu de integrar el Hospital al SERIS

El pasado 18 de febrero, el Parlamento de La Rioja, con el impulso del PSOE y las demás fuerzas progresistas de la región, dio luz verde a la integración del Hospital de Calahorra al Servicio Riojano de Salud. Una decisión que el Partido Socialista ha demandado y propuesto en la oposición y prometido en campaña electoral. Porque iba a beneficiar a todos los ciudadanos de La Rioja Baja, porque iba a redundar en ese objetivo del PSOE de que todo el mundo tenga acceso a servicios básicos independientemente de donde resida.

Hoy, ocho meses después, el Hospital de Calahorra tiene más profesionales, más especialidades y presenta unas instalaciones más modernas y eficaces. Esta mañana, alcaldes y alcaldesas socialistas de la zona han comparecido ante los medios de comunicación para exponer todos los beneficios que ha conllevado para La Rioja Baja la internalización.

«No hay mejor ejemplo para demostrar que estamos cumpliendo con lo que nos hemos comprometido a hacer. Integrando este hospital en el SERIS hemos saldado una deuda histórica con los habitantes de La Rioja Baja. Cumplimos lo que prometimos. Esta es la prueba palpable de la apuesta clara y decidida del Gobierno de Andreu por el fortalecimiento y mejora de nuestros servicios públicos«, ha señalado la alcaldesa de Calahorra, Elisa Garrido, quien ha destacado la inversión ya realizada del Ejecutivo regional en la modernización del hospital, «reformando el equipamiento, habitaciones y el sistema de producción de frío ahondando en la mejora de la eficiencia energética».

Javier García y Elisa Garrido, ante los medios de comunicación

Asimismo, Garrido también ha subrayado las 15 contrataciones fijas que el Gobierno de La Rioja ha aprobado, «tratándose del mayor esfuerzo realizado desde la apertura de este Hospital», ha apuntado Garrido. Nuevas incorporaciones que ayudarán a la normalización de las listas de espera, tensionadas por el covid-19.

Inversiones, refuerzos que son posibles por el interés real de un Gobierno progresista en vertebrar a toda La Rioja con servicios públicos de calidad. Por la pretensión de orientar los ingresos públicos en beneficios de todos y no solo en el interés de las clases privilegiadas. «Porque las bajadas de impuestos benefician solo a unos pocos, el recorte y desmantelamiento de lo público (como hemos vivido en nuestra tierra durante más de 20 años), perjudica a todos», ha recordado el alcalde de Arnedo, Javier García.

El también miembro de la dirección del partido ha subrayado la importancia que tiene para Arnedo y demás municipios de la comarca contar con un hospital para todos, moderno y referente, y es que «la integración hace posible que todos los ciudadanos de Arnedo y Rioja Baja tengan los mismos servicios y derechos que el resto de La Rioja. Disponer de un hospital público de garantías mejora el nivel de vida revitalizando a todos los municipios».

En definitiva, la integración del Hospital de Calahorra en el Servicio Riojano de Salud ha supuesto ya para toda la población de la Rioja Baja: una mayor cartera de servicios a disposición de los ciudadanos, un mejor y más moderno equipamiento y más personal a su servicio.