La Ley de Memoria Democrática acabará con la asimetría existente en el tratamiento de la Guerra Civil y la dictadura

  • El diputado socialista Víctor Royo ha señalado que su aprobación es un deber moral y signo de calidad democrática
  • Se trata de uno de los puntos del Acuerdo de Gobernabilidad

Es esta una semana importante para la memoria, para la recuperación, reparación y dignificación de las familias riojanas que sufrieron la guerra civil, la represión y su posterior discriminación. Mañana, el Parlamento de La Rioja aprobará la Ley para la recuperación de la Memoria Democrática en La Rioja.

El diputado socialista Víctor Royo ha señalado que esta Ley “representa un deber moral en la vida política, y es signo de calidad democrática”. Royo ha realizado estas declaraciones ante los medios de comunicación donde ha afeado al Partido Popular los intentos por entorpecer la puesta en marcha de la Ley, y ha recordado el recorte realizado por Mariano Rajoy al dejar sin dotación económica la Ley aprobada por el PSOE en 2007. “Así ha tratado el Partido Popular un asunto de Estado, y lo ha hecho sin VOX, imagínense ahora”, ha señalado el socialista.

Por ello la necesidad de seguir dando pasos en el fortalecimiento de los derechos y de la democracia. Esta Ley ayudará en el ello. Uno de los puntos clave del marco normativo que aprobará mañana el Parlamento será la nueva definición de víctimas: no solo recoge a los asesinados, se da protagonismo a las grandes olvidadas, las mujeres, a sus hijas e hijos, a las personas que fueron depuradas o represaliadas profesionalmente, a las niñas y niños sustraídos y adoptados sin el legítimo consentimiento de sus progenitores, y a las personas que sufrieron represión por su orientación o identidad sexual.

También, se aborda la creación de un Comité Técnico para la recuperación e identificación de personas desaparecidas, y de un banco público de ADN. Asimismo, Víctor Royo ha destacado el paso dado para que quede fijado por ley continuar con la actualización de los mapas de localización de fosas, y la inclusión de un régimen sancionador para las acciones u omisiones que supongan un incumplimiento de las obligaciones establecidas por el nuevo marco. Además, se establece la obligatoriedad de la retirada de símbolos y placas de exaltación del franquismo o de carácter antidemocrático.

Por último, el diputado ha hecho mención a la inclusión del estudio de los hechos en el currículum de la enseñanza obligatoria, bachillerato y formación profesional. Algo necesario puesto que “en pleno siglo XXI, una sociedad históricamente ignorante es una sociedad tolerante con la impunidad y potencialmente blanqueadora de cualquier forma de fascismo”. Por ello es importante, como ya se está haciendo en otras comunidades, incluir programas escolares que implementen actividades de visitas a lugares de memoria.  

En definitiva, mañana el Parlamento de La Rioja acabará con la asimetría que todavía existe en el tratamiento de la verdad, para alcanzar por fin la concordia y la reparación. Una Ley que será garantía de no repetición.