Toni Ferrer: “debemos transformar la actual situación y avanzar hacia un modelo de empleo digno y de calidad”

Comparte esto:
  • El secretario de Empleo y Relaciones Laborales ha participado en un encuentro con el secretario general del PSOE de La Rioja para analizar los retos que plantea el mercado laboral


Logroño, 30 de abril de 2021.- Con motivo de la celebración el próximo sábado 1 de mayo del Día Internacional del Trabajo, el secretario general del PSOE de La Rioja, Francisco Ocón, y el secretario de Empleo y Relaciones Laborales del PSOE, Toni Ferrer, han celebrado esta tarde un Encuentro virtual abierto a la militancia en el que ambos dirigentes han analizado los últimos avances conseguidos en el mercado de trabajo, así como los próximos retos a superar. 

Toni Ferrer arrancaba su intervención recordando que “la identidad del socialismo español está vinculada a la lucha obrera” y en contraposición “cuando la derecha política habla de trabajo siempre está cuestionando derechos en nombre de la competitividad, como si ésta fuera algo en sí absoluto”. 

Ferrer ha censurado la lectura que la derecha está realizando sobre la evolución del empleo durante la pandemia “puesto que es oportunista y no sirve”. En este sentido, ha explicado que debemos observar cuáles eran los problemas del mercado laboral antes de la pandemia. Así, “uno de los problemas era que pese a que desde 2014 la economía estaba creciendo, aún no se había alcanzado el volumen de empleo anterior al 2007”. Además, “la mayoría del nuevo empleo era precario, temporal, estacional y parcial. La forma de organizar el empleo tras la salida de la crisis del 2008 y con las políticas de austeridad y la reforma laboral terminaron por dinamitar los sistemas de contratación”, ha explicado. Y por otro lado, “se hundió la distribución de la renta y no se recuperó, produciéndose un traspaso de rentas del trabajo a rentas del capital”. Todo ello junto a “un desempleo de carácter estructural”. 

El secretario de Empleo y Relaciones laborales ha añadido que “no es un problema de regulación laboral” sino que “son problemas que arrastramos desde finales de los 80 a los que se añaden otros posteriores como los cambios tecnológicos, climáticos, organizativos y de consumo”, así como “un cambio de cultura empresarial de una más paternalista a otra más puramente al servicio de la competitividad a costa de sacrificar los salarios y el empleo”. En este sentido, ha puesto el ejemplo del ajuste que se está produciendo en el sector de la banca como “botón de muestra de estas circunstancias”, lo que “nos obliga a los socialistas a reflexionar en esta cuarta revolución, en la etapa del capitalismo financiero”, ha explicado. 

Ferrer ha valorado la labor de contención de la destrucción de empleo durante la pandemia realizada por la figura de los ERTEs y por la prestación extraordinaria para los autónomos, así como la respuesta ofrecida por el Gobierno de España y de la propia UE. “Frente a las políticas de austeridad y de reducción del coste del factor trabajo para que la recuperación venga de la mano de la competitividad a costa de los salarios, ahora la respuesta ha sido la contraria, ligada a la necesidad de frenar el virus y establecer políticas de recuperación que a su vez son de transformación”, ha destacado.

En este sentido, ha citado las bases sobre las que se asienta el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España y que “suponen una oportunidad para el fomento de empleos de calidad, la reducción del desempleo estructural y el paro juvenil y la modernización de la negociación colectiva”, entre otros. 

“Debemos entender que el trabajo es el empleo más los derechos. Y lo que ahora está en juego en España es transformar la actual situación y avanzar hacia un modelo de empleo digno y de calidad, con derechos”, ha asegurado.

Para ello, también ha explicado los avances para desmontar los aspectos más lesivos de la reforma laboral del 2012, empezando con los más urgentes, como han sido “la derogación del contrato menor de un año sin indemnización, la posibilidad de que un trabajador enfermo con baja médica fuera despedido o la criminalización de los piquetes de huelga en el artículo 315.3 del Código penal”.

“Ahora nos encontramos en un proceso de diálogo vinculado también al Plan de Recuperación para reequilibrar el papel de la negociación colectiva, reformular la contratación -mediante el fortalecimiento de la contratación indefinida y establecer la causalidad en la contratación temporal” así como para “revisar contratos formativos para que los trabajadores trabajen con derechos” y “abordar la subcontratación”. 

En definitiva, “reformular las partes más lesivas de la reforma laboral que, en realidad, son el corazón de la reforma y sentar la bases para un nuevo Estatuto de los Trabajadores, modernizándolo para sentar las bases del futuro”. 

“Se abre una etapa de retos en la que nada está escrito”, ha reiterado, “una situación de oportunidad de cambio y un reto colectivo” que chocará con “los problemas de insolidaridad de la derecha española y el resurgir de la ultraderecha, que intentará que no seamos capaces de reconstruir este país”, ha concluido. 

Por su parte, el secretario general del PSOE de La Rioja, Francisco Ocón, ha citado algunos de los recientes avances impulsados por el Gobierno de Pedro Sánchez, tales como “el incremento del SMI para su efectiva dignificación y como instrumento para proteger a las trabajadoras y trabajadores sin cobertura de negociación colectiva evitando situaciones de competencia desleal en actividades económicas sin convenio colectivo”.

Por otro lado, ha aplaudido “el ejemplo de concertación social alcanzado entre el Gobierno de España y los agentes económicos y sociales para la implantación y prórroga de los ERTES entendiendo esta figura como una de las medidas necesarias para proteger la economía y el trabajo, impulsar la recuperación y fortalecer el Estado de bienestar, así como la principal herramienta para evitar la destrucción masiva de empleo y proteger el tejido productivo en la crisis”, ha explicado.

Este apoyo a la protección del empleo y los ingresos “ha sido clave, como también la prestación por cese de actividad para los trabajadores por cuenta propia o el escudo social desplegado”, recuerda. 

Y todo ello, “apostando también por una adaptación a las nuevas realidades laborales con la puesta en marcha del Real Decreto de trabajo a distancia que regulan los derechos de los trabajadores que realizan teletrabajo”, o la derogación del artículo 315.3 del Código Penal “que criminalizaba el legítimo derecho de huelga”. 

Por último, ha citado alguno de los “ambiciosos retos” por delante, tales como la concreción del Plan de Recuperación en el fomento de empleos de calidad, la reducción del desempleo estructural y el paro juvenil, la modernización de la negociación colectiva, el apuntalamiento de la protección social y la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones, o el impulso de las políticas activas de empleo”.