La nueva ley de refuerzo de la protección sobre violencia de género garantizará la asistencia a las víctimas y el seguimiento a sus hijos como servicio esencial

Comparte esto:
  • La Comisión de Igualdad del Congreso ha dado luz verde al proyecto que busca continuar ofreciendo la mayor asistencia posible a las víctimas mientras duren los efectos de la pandemia
  • Ana Santos: “la crisis del Covid-19 ha sido una trampa para las víctimas de violencia machista, que requieren del apoyo de las instituciones y de la legislación”
  • La diputada socialista lanza un mensaje de apoyo a las víctimas riojanas de violencia de género e insiste en la importancia de acudir a los servicios de información y orientación, a los servicios sociales o al Centro Asesor de la Mujer

Logroño, 2 de febrero de 2021.- La diputada socialista Ana Santos se ha referido esta mañana al proyecto de ley aprobado por la Comisión de Igualdad del Congreso, que permitirá reforzar la protección y asistencia a las víctimas de violencia de género mientras dure la situación de emergencia sanitaria provocada por el Covid-19.

Y es que, tal y como ha relatado, “la pandemia ha afectado de forma muy directa a las mujeres que realizan, en muchos casos, trabajos menos cualificados, y ha sido una trampa para las víctimas de violencia machista que se han visto presas de sus maltratadores”. En este sentido, “la desigualdad de género ha aumentado durante la pandemia del COVID y es preciso un esfuerzo suplementario para compensarlo porque las víctimas requieren un mayor apoyo de las instituciones y de la legislación”, ha añadido.

De ahí, la tramitación de este proyecto de ley cuya principal aportación radica en la declaración de esenciales de todos los servicios de atención y protección a las víctimas -servicios de información y orientación, servicios sociales, casas de acogida…-, con el objetivo de que estas puedan seguir beneficiándose de ellos y estar protegidas durante el estado de alarma. “Supone una mejora de los servicios de información y protección que tendrá un carácter de permanencia en el tiempo y un claro compromiso con las víctimas de violencia de género y con las víctimas de trata”, ha añadido Santos.

Desde el inicio de la pandemia se reforzaron los sistemas de atención telefónica a víctimas de esta violencia y se crearon canales a través de WhatsApp para adaptarse a la nueva situación; un servicio que permanecerá tras finalizar el estado de alarma gracias a esta ley que, además, garantizará la protección de víctimas y el cumplimiento de las medidas cautelares adoptadas contra hombres denunciados o condenados por delitos relacionados con la violencia de género.

Asimismo, se garantiza la provisión de los servicios mientras duren las medidas derivadas de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 y que impliquen “alteraciones de la normalidad” y también “especial vulnerabilidad” de las víctimas.

Se incluye la prestación de seguimiento especial, por parte de las administraciones, a los hijos de las víctimas mientras se prolongue la situación de emergencia; y un refuerzo para la recuperación sociolaboral de las mujeres que sufren esta violencia, especialmente las que ahora se encuentran inmersas en un Expediente de Regulación de Empleo Temporal.

Y además, los grupos parlamentarios han negociado la recogida de garantías para que las mujeres que sufren discriminación interseccional  -tales como mujeres con discapacidad, aquellas que viven en el medio rural, sean de etnia gitana o de otros grupos especialmente vulnerables-, también reciban los servicios necesarios y se  adapten estos servicios en mujeres que sufran doble o triple victimización por estas circunstancias.

“La trampa de la pandemia”

La diputada socialista ha subrayado que “Covid y violencia de género es un binomo peligroso” ya que “el confinamiento fue una condena para las víctimas de violencia de género, que tuvieron que permanecer encerradas con su agresor”. Y en este sentido, “la actual situación provoca en las víctimas mayores dosis de soledad y aislamiento, de miedo e inseguridad personal y económica, que les frenan para defenderse. Una situación que se agrava cuando hay menores de por medio”, relata.

Y en este sentido, se ha producido una clara relación objetiva entre  pandemia y  descenso de denuncias, tal y como muestran los datos ofrecidos por la Delegación del Gobierno en La Rioja: entre el 1 de enero y el 30 de Septiembre se presentaron en La Rioja 372 denuncias de violencia de género, de ellas 190 en Logroño y 182 en el resto de la Comunidad. Estas cifras muestran un descenso de denuncias en La Rioja del 16,7% en relación al mismo periodo del año 2019. Y sin embargo, “la necesidad de información de las víctimas aumenta claramente”, como muestra el incremento del 232 por ciento de las llamadas al 016 según datos nacionales.

Por todo ello, el PSOE lanza un mensaje de apoyo a las víctimas de violencia de género, “animándolas a que pidan ayuda externa si se sienten amenazadas o se ven en peligro.  Llamar al 016, acudir a las Fuerzas de Seguridad, solicitar la ayuda de los servicios sociales de su zona, acudir al Centro Asesor de la Mujer, son medios para protegerlas”, ha explicado. Asimismo, “en el supuesto de que no estén preparadas psicológicamente para interponer una denuncia, pueden acudir a los servicios sociales o al Centro Asesor de la Mujer para iniciar el procedimiento de reconocimiento de víctimas de violencia de género, lo que igualmente les dará acceso a todos los recursos de protección”, ha concluido.