Un Gobierno para el crecimiento

Comparte esto:

Diario La Rioja | CONCHA ANDREU, CANDIDATA DEL PSOE A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO DE LA RIOJA

Hay un consenso unánime, se hable con quien se hable, sobre la situación económica en nuestra comunidad. La situación económica no es buena y, lo peor, estamos en una tendencia negativa, en declive.

Las previsiones que hablan de La Rioja son enormemente preocupantes y lo son como no había ocurrido nunca, en ningún otro período. Cada dato que informa sobre el estado de nuestra región es negativo.

Por primera vez estamos a la cola del crecimiento económico, somos los últimos en producción industrial y también por primera vez en la historia a lo largo de varios años hemos perdido población.

Ceniceros solo confesó un objetivo hace cuatro años: mejorar nuestra posición entre las regiones europeas. Ese objetivo no solo no se ha conseguido sino que La Rioja ha descendido estrepitosamente. El reto era situarse, en una década, entre las 60 regiones más potentes de Europa, pero la realidad es que hemos bajado hasta la 112.

Hoy La Rioja ha pasado de estar liderando el crecimiento a estar en la cola de las regiones potentes y prósperas. Mientras en España el empleo se ha recuperado en casi todas las comunidades autónoms a niveles de antes de la crisis, en La Rioja estamos lejos de conseguirlo.

Quiero liderar un Gobierno de cambio para revertir esta situación. La Rioja necesita crecimiento, necesita un revulsivo contundente en su política económica. Se ha vivido de inercias, con un Gobierno regional y unos apoyos parlamentarios incapaces de reaccionar a un declive de crecimiento general, que nos ha llevado a ocupar los últimos lugares de crecimiento del PIB entre las comunidades autónomas.

Quiero liderar un cambio que tenga como prioridades el crecimiento económico, industrial y poblacional. Y quiero hacerlo partiendo de una alternativa realista, solvente y transformadora, adoptando unas medidas que eleven la productividad y la competitividad de nuestras empresas para lograr oportunidades de empleo.

Nuestro proyecto de cambio del modelo económico deberá desarrollarse a largo plazo, pero hay que comenzar ya. Y comenzar por la formación, por la investigación y por la Universidad. Esto es muy importante para mí, porque quiero apostar por la Universidad como motor económico de futuro y no dejar que una sola idea, ni una sola empresa viable encuentren obstáculos que impidan su talento.

Por eso, estoy convencida de que el trabajo debe centrarse en convertir a La Rioja en un lugar preferente para la localización de empresas con la complicidad de la administración nacional y europea.

La industrialización de La Rioja será de nuevo el objetivo prioritario de nuestra acción de gobierno. Además de unas ambiciosas medidas de ayudas a las empresas que tenemos, llevaremos adelante una estrategia de localización empresarial que pasará por una acción conjunta con el Gobierno de España y las instituciones europeas como acción reparadora de lo que los tribunales de justicia europeos dictaminaron en sus sentencias y que nadie ha solicitado y en consecuencia nunca se ha indemnizado.

Hay un sector de nuestra economía regional particularmente mal tratado en estos últimos cuatro años: el turismo. Y esto es grave, porque es un sector clave para el crecimiento y el desarrollo económico de nuestra región.

El turismo es uno de los sectores con mayor potencial a desarrollar en nuestra comunidad autónoma. Sin embargo, la falta de estrategia y de planificación definida ha provocado que en los últimos años hayamos perdido terreno y desaprovechado muchos retos y oportunidades que, sin embargo, si han sabido rentabilizar territorios limítrofes, que han logrado superar mejor las limitaciones que tiene el sector en una zona común.

La competencia con regiones costeras obligan a las regiones de interior a ofrecer una experiencia diferenciada y fundamentada en las singularidades y destinada a un público más especializado y exigente. Por eso, me propongo poner en marcha un plan de excelencia y dinamización turística.

Creo en nuestras potencialidades como región. Yo no me resigno en tener más parados y menos empleo que hace 12 años cuando empezó la crisis económica, no me resigno a que sigamos teniendo menos población, a que nazcan menos niños, a que nuestros pueblos vayan cerrando sus escuelas, a que se sigan marchando nuestros jóvenes a trabajar fuera de aquí y a que nuestra industria siga perdiendo fuerza y empleo.

Quiero una Rioja mejor, que aumente su empleo, que reduzca su paro, que tapone la sangría demográfica, que atraiga industria y talento, y donde se creen nuevas empresas ligadas a la investigación y a la innovación que supongan un despegue de nuevo de nuestra economía.

En definitiva, creo en nuestro futuro y en nuestras posibilidades. Un Gobierno de cambio en La Rioja gobernará para el crecimiento. Quiero liderar esa nueva política económica desde la presidencia de un nuevo Ejecutivo regional que solo el PSOE puede conseguir, porque ahora necesitamos convertir todos los deseos de cambio en votos para el único cambio posible, el que garantiza el PSOE.