Reformar la Constitución para blindar las pensiones públicas

Comparte esto:

El Sistema Público de Pensiones constituye la política pública con mayor capacidad de redistribución y reducción de las desigualdades. El PSOE tiene un claro compromiso con la actualización de las pensiones al IPC. Es más, este año 2019, las pensiones mínimas y no contributivas subirán el 3% y el resto el 1,6%, por encima del IPC previsto para este año (1,2%). Nuestro objetivo es garantizar la sostenibilidad a largo del plazo del sistema de Seguridad Social, eje de nuestro Estado de Bienestar, y hacerlo a través de medidas equilibradas y socialmente sostenibles.

Volvamos un poco la vista atrás. El Gobierno del PP llevó a cabo en 2013 una reforma unilateral  de  la legislación sobre pensiones, al margen de la Comisión del Pacto de Toledo y sin acuerdo en la mesa de diálogo social; introduciendo criterios sobre la evolución de las mismas extraordinariamente perjudiciales para las personas pensionistas, que perdieron poder adquisitivo durante cinco años por las sucesivas revalorizaciones en un 0,25%,  inferiores al aumento del IPC, con  la perspectiva de ulteriores disminuciones del importe inicial de las futuras pensiones por la introducción del denominado “factor de sostenibilidad”. Todo esto provocó concentraciones y manifestaciones por todo el país, aquí en La Rioja también, de pensionistas.

Todos conocemos que las políticas del PP representan una seria amenaza para el sistema público de pensiones: con sus políticas de empleo han puesto en peligro la sostenibilidad económica de las pensiones, que han entrado en un periodo de déficits constantes y crecientes; con el nuevo mecanismo de revalorización, que se desvincula del poder adquisitivo y con el factor de sostenibilidad, que ajusta el importe de la pensión en función de la esperanza de vida, se condena a los pensionistas a un progresivo empobrecimiento. Y todo ello, lo han hecho mediante la imposición, sin diálogo social y rompiendo unilateralmente el consenso del Pacto de Toledo. Con estas políticas el PP está preparando el camino para los Fondos de Pensiones privados, en detrimento del Sistema Público de Seguridad Social.

Los resultados de esta política están a la vista: progresiva pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, sensación de incertidumbre en los actuales jubilados sobre si el Estado será capaz de pagar sus pensiones en los próximos años, sentimiento de injusticia en aquellos que contribuyen al sistema pero dudan de que éste les pueda proporcionar una pensión digna en un futuro a 10 o 20 años vista, y desesperanza casi absoluta por parte de la juventud en que algún día puedan contribuir y ser protegidos por el sistema.

El Gobierno socialista comenzó desde el primer momento a reconducir esta situación. En estos 10 meses del Gobierno de Pedro Sánchez, los socialistas hemos garantizado el poder adquisitivo de las pensiones y subida de las mínimas para revertir los efectos de años de pérdida constante con los gobiernos del PP. Subimos la base reguladora de las pensiones de viudedad. Subida de las pensiones contributivas en un 1,6%. Además, se garantiza su adaptación a las subidas del IPC. Subida del 3% de las pensiones mínimas y no contributivas. Incremento en un 7% de las pensiones de viudedad tras la subida en cuatro puntos de la base reguladora para calcular esas pensiones (hasta el 60%), que afecta a medio millón de viudas.

En todas estas medidas, el Gobierno del PSOE ha invertido en La Rioja 5,2 millones de euros para los 63.151 pensionistas riojanos.

El PSOE ha defendido siempre el mantenimiento y mejora del sistema público de pensiones, desde nuestra concepción del Estado del Bienestar y la solidaridad, muy alejada de los postulados de quienes promulgan sistemas privados que han comportado inseguridad y desigualdad.

https://www.facebook.com/psoelarioja/posts/1263979193750478

De manera prioritaria, los socialistas blindaremos en la Constitución Española el Pacto de Toledo para blindar las pensiones públicas, garantizar la dignidad de las pensiones y la sostenibilidad financiera del sistema público de pensiones.

Reformaremos el sistema público de pensiones, con el mayor consenso posible, sobre la base de la solidaridad intergeneracional y el respeto a los mayores. Para ello, retomaremos el Pacto de Toledo y el diálogo social como herramientas vertebradoras de la Seguridad Social.

Eliminaremos el actual Índice de Revalorización. Las pensiones se actualizarán anualmente con el IPC real, aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y no contributivas, y reformaremos la actual regulación del factor de sostenibilidad promoviendo un diseño compartido con los interlocutores sociales.

Estableceremos una senda de cinco años para superar y eliminar el déficit del sistema de Seguridad Social a través de la adopción de un conjunto de medidas que garanticen la sostenibilidad financiera de largo plazo del sistema. Redefiniremos las fuentes de financiación, de manera que las cotizaciones sociales soporten primordialmente gastos de naturaleza contributiva. E incrementaremos progresivamente la aportación del Estado para hacer frente al aumento del gasto ligado a la jubilación de la generación del baby-boom.