Logroño más y mejor

Comparte esto:

PABLO HERMOSO DE MENDOZA, CANDIDATO DEL PSOE A LA ALCALDÍA DE LOGROÑO

Dentro de cinco meses seremos convocados a elecciones locales y autonómicas y nos tocará elegir al que será nuestro alcalde o alcaldesa. Tras ganar el pasado 25 de noviembre las primarias abiertas del PSOE en Logroño os propongo la elaboración conjunta de un nuevo proyecto escrito y pensado letra a letra, con contenido propio. Un nuevo contrato entre la política local y la ciudadanía.

Los discursos políticos son en su mayor parte simples, infantiles y teatrales, tal y como señalaba Manuela Carmena recientemente. Esperamos no abundar en estas maneras de decir y poder establecer un diálogo que nos permita construir juntos, generar una unidad de propósito en la que sentirnos concernidos, y unir a toda aquella gente (es mucha) que quiere un Logroño mejor, a todos aquellos que no se resignan y no se conforman.

Hemos llegado hasta aquí para conformar una razón dialogada y crear con todos un proyecto a medio plazo que nos permita mayor bienestar y mayores oportunidades en los próximos años.

El objetivo es conformar un espacio político inclusivo donde los que quieren crear, crecer y cuidar tengan su sitio. Nada ni nadie nos sobra. Nos toca aprender del pasado y aportar al futuro porque la mayoría no somos solo los que aquí y ahora estamos, sino los que se fueron, y sobre todo los que vendrán.

Queremos proponer una alternativa razonable, dar un relevo digno, aprovechar todas nuestras ganas, ilusión, empeño y capacidad en beneficio de esta bella ciudad que es Logroño. Vamos a construir sobre lo construido y a avanzar sobre lo ya realizado.

Iniciemos este diálogo. Ya saben que para los griegos dialogar no era solo conversar, decir uno A y el otro B, representar un papel y luego cada cual a lo suyo, sea lo que fuera lo suyo. Dialogar era construir entre dos (di-) por medio de la palabra (logos) algo, y ello implica escuchar con atención y mimo.

Planteo por tanto las siguientes preguntas que son las que guiarán nuestro proceso de reflexión dialogado para hacer de Logroño un lugar mejor:

¿Cómo alentamos y promovemos los procesos de creación económica?, ¿cómo atraemos empresas e inversiones y desarrollamos nuestros sectores empresariales siendo capaces de vertebrar la creación económica con la justicia social necesaria para proteger y cuidar a los más vulnerables y los más necesitados? Se fueron Electrolux, Altadis, Schweppes, etc. ¿Quién llegó? ¿Qué alternativas proponemos?

¿Cómo hacemos que Logroño logre ser, como lo fue Vitoria en el 2012, Capital Verde Europea? ¿Qué debemos hacer para conseguirlo? Para dejar a la verdadera mayoría, las generaciones que vendrán, esta polis más bella, más acogedora, más limpia, más verde, más humana. Menos ruidos, menos humos. Para que sea una ciudad de la gente y para la gente.

¿Cómo cuidamos nuestra ciudad y la hacemos más limpia, más elegante, más hermosa, más culta? ¿Cómo alentamos la cortesía social, las buenas formas y maneras, la educación cívica, el buen gusto y nos preocupamos de que nuestros jóvenes aprecien y se den cuenta de la necesidad de preservar y cuidar lo que tienen?

¿Cómo atraemos a Logroño a 50.000 personas para llenar nuestro centro ciudad y nuestro Casco Histórico, para completar nuestros barrios a medio llenar, para conseguir financiar nuestras dotaciones educativas, sanitarias, sociales, no posibles todavía por qué no da el ratio necesario, para qué la ciudad y su comercio no languidezca y vuelva a recuperar el pulso, la alegría, la vida? ¿Cómo revertimos una pirámide poblacional donde ya hay un 20% de personas con más de 65 años y solo un 15% de jóvenes menores de 14 años? Producimos pero no nos reproducimos.

¿Qué es una ciudad inteligente? ¿Una ciudad llena de sensores, cachivaches, artilugios y dispositivos que recopilan nuestros datos o una ciudad que atrae gente creativa, la vincula, la une, la enlaza y la conecta con un proyecto sugestivo y ambicioso de ciudad?

Como pueden intuir imagino un Logroño que crea más riqueza y bienestar, que atrae a la gente creativa, que disminuye la desigualdad y considera la equidad la clave de su desarrollo. Imagino un Logroño con el impulso suficiente para dejar a los que vendrán una ciudad más verde, más limpia, más llena de vida y más bella. Imagino un Logroño que cuida de su gente, donde merece la pena nacer, crecer y vivir. Imagino un Logroño que es más inteligente porque une a la gente, la vincula, la enlaza en el logro de un sugestivo proyecto de ciudad. Porque «logro» forma parte de nuestro Logroño, por eso estoy seguro que vamos a lograrlo juntos, un Logroño en el que todos damos lo mejor de nosotros mismos.

Con ustedes Logroño puede ser, sin duda, mejor.

Adelante.