La Rioja, una sociedad justa

Comparte esto:

«Nuestro proyecto de cambio del modelo económico no es a corto plazo, no se puede engañar, pero hay que comenzar ya. Y comenzar por la formación, por la investigación, por la Universidad»

18 nov. 2018 | La Rioja | CONCHA ANDREU, CANDIDATA DEL PSOE A LA PRESIDENCIA DE LA RIOJA

Querida lectora, querido lector. Como candidata socialista a las próximas elecciones, me gustaría llamar tu atención solo un momento de tu domingo a través de estas líneas. Mira, me presento. Soy una mujer luchadora, tenaz, voluntariosa. Que cree y trabaja por la igualdad y la justicia en todos los ámbitos y que ha estimado necesario comprometerse con la sociedad.

Porque comprometerse no menoscaba la libertad, la perfecciona.

Soy una calagurritana, madre de una familia ya logroñesa, que se siente orgullosa de la tierra donde ha nacido; La Rioja.

Eso es lo que soy, en resumen: una mujer socialista y riojana.

Estoy en el PSOE, porque me siento socialista, porque la socialdemocracia es la idea que mejor combina la igualdad y la libertad.

Estoy en el PSOE porque soy reformista. Porque para ser honesta en política, hay que reformar, hay que remover, hay que transformar, no hay que vegetar.

En el tiempo que he ejercido como diputada en el Parlamento de La Rioja he comprobado que uno de los mayores obstáculos a la convivencia es la quiebra de la cohesión social.

Hay que recomponer urgentemente los derechos sociales que han sido arrebatados. El cuento de que una sociedad justa es insostenible, hay que combatirlo.

Porque con ese cuento la educación pública ha sido desatendida y la sanidad ha sido desviada hacia el mundo del negocio.

Con ese cuento, en La Rioja, se ha menospreciado injustamente lo público para fortalecer lo privado, y puede ser lícito hacerlo, pero es indecente negarlo.

Y con ese cuento de la insostenibilidad justifican recortes en servicios sociales y en dependencia. Pero es que al mismo tiempo se ponen a recortar impuestos (y no necesariamente a los que menos tienen).

Eso sí que es insostenible, recortar ingresos y mantener la misma calidad en los servicios.

Os aseguro que cuidaré de todo el sistema educativo, pero impulsaré el público y en sanidad acabaré con aquellos conciertos que perjudiquen el sistema público. Se acabará con la situación devaluada y ambigua del Hospital de Calahorra.

Y hablando de injusticias, la mayor se da con los jóvenes.

No habrá justicia si la generación que está en los boxes esperando para entrar en pista, la mandamos fuera del circuito.

Todas las generaciones teníamos un pacto no escrito, mediante el cual dejaríamos un mundo mejor a la siguiente, o al menos, que las nuevas generaciones pudieran vivir mejor. Pues bien, hemos de reconocer que esa evolución se ha roto.

Nuestros jóvenes creen que tienen menos oportunidades que las que tuvieron sus padres y eso no solo es injusto, sino que es desesperanzador, y no lo voy a permitir.

Quiero gobernar, para facilitar créditos suficientes que impulsen un plan de choque para el empleo que suponga más oportunidades para los jóvenes, y que unido al Plan que Pedro Sánchez va a poner inmediatamente en marcha, conseguiremos que los jóvenes de una vez por todas vuelvan al circuito.

Lo que le pasa a los jóvenes, le pasa a La Rioja, que está fuera del circuito. La Rioja se está descolgando de su historia.

La crónica de La Rioja se ha enmarcado siempre dentro de las regiones más prósperas de España, lamentablemente hoy, tanto los datos de los últimos años como las previsiones, nos ponen a la cola del crecimiento en España.

Nuestro proyecto de La Rioja lo llevo exponiendo hace un tiempo: Crecimiento, recuperación y modernidad. Advertimos de las amenazas y no nos han querido oír. Desde hace tiempo pusimos en la agenda prioritaria de La Rioja, algunos temas que no estaban. La apuesta por el crecimiento en vez de la maldita pasividad. Celebrar el empleo en vez del paro. Apostar por la industria y la investigación, en vez de obsesionarse con los servicios.

Romper la dinámica negativa de la población y su envejecimiento y en toda La Rioja, en vez de fijarse únicamente en la despoblación rural. De poco ha servido.

El resultado de esta legislatura es el de un tiempo perdido. Hoy La Rioja ha pasado de estar liderando el crecimiento a estar en la cola de él. Mientras en España el empleo se ha recuperado en casi todas las CCAA a niveles de antes de la crisis, en La Rioja todavía no se ha conseguido todavía. No quiero seguir pintando de negro La Rioja, porque me duele.

Pero es que esta semana se permiten presentar unos presupuestos donde se vuelven a recoger las mismas recetas que nos han llevado al estrepitoso fracaso.

Es la insensatez del que repite una y otra vez las mismas cosas esperando obtener resultados diferentes.

Nuestro proyecto de cambio del modelo económico no es a corto plazo, no se puede engañar, pero hay que comenzar ya. Y comenzar por la formación, por la investigación, por la Universidad, no tiene porqué ser tan difícil.

Apostar por la Universidad como motor económico de futuro y no dejar que una idea, ni una empresa viable encuentren obstáculos que impidan su talento, eso es fácil.

Cuando hablamos de modernidad en La Rioja, siempre me acuerdo de una historia personal. Yo no pude estudiar en La Rioja. No había Universidad. En la tierra del vino no se podía estudiar biología o enología. No se podía. Hasta que alguien dijo que había que hacerlo y se puso manos a la obra.

Es nuestra Universidad, la pública, la mejor aliada para conseguir nuestros objetivos de modernización e innovación económica.

Proyecto tenemos, propuestas también, lo que necesito es tu confianza. En obtenerla, merecerla y no defraudarla voy a poner todo mi empeño.