JSR ha participado esta mañana, junto a varias organizaciones juveniles, en la lectura de un manifiesto de rechazo a la violencia y apuesta por la responsabilidad de la juventud riojana

Comparte esto:

Manifiesto de la Juventud Riojana 

6 de noviembre de 2020

-Consejo de la Juventud de La Rioja

-Consejo de la Juventud de la Comarca de Arnedo

-Consejo de la Juventud de la Comarca de Calahorra

-Nuevas Generaciones de La Rioja

-Consejo de Estudiantes de la UR

-Asociación Universitaria M.A.S

-Asociación Universitaria UDE

-AER,Asociación Estudiantes Riojanos

-Juventudes Socialistas de La Rioja

-Jcs – Jóvenes Ciudadanos

-Aji-Atim

-FER Joven

– RUGE La Rioja

-Jcs – Jóvenes Ciudadanos

En el 2008 vivimos una profunda crisis económica, que afectó principalmente a las personas jóvenes, y que todavía hoy seguimos notando las consecuencias. Ahora vivimos una nueva crisis sanitaria, pero también social y, en breve, económica en la que, como sociedad, no podemos permitirnos actuar de la misma manera que la última vez. La juventud comenzó 2020 siendo el sector más precario y dependiente. Durante la pandemia ha sido el colectivo que más ha visto crecer su tasa de paro y que más ha necesitado acogerse a ERTE, además de ser el más afectado por las medidas restrictivas. El ámbito laboral no ha sido el único en el que se han podido sentir las consecuencias del confinamiento y de la pandemia. La brecha digital y los sistemas de evaluación y docencia a distancia, prácticas canceladas, las medidas y retrasos en la EBAU, las secuelas físicas y emocionales causadas por el confinamiento, las dificultades para emanciparse y el endeudamiento por el pago de la vivienda, de los suministros, etc. La pandemia ha tenido consecuencias graves, pero en los próximos meses y años se prevén incluso peores. Los actuales niveles de temporalidad en el empleo joven y personas acogidas a ERTEs que no volverán a sus puestos de trabajo auguran que la nueva crisis será incluso peor que la anterior. Para evitar todo ello, es necesario que las propias administraciones sean conscientes de la problemática a la que nos enfrentamos la población joven y den respuestas inmediatas que impidan que vuelvan a repetirse las consecuencias de 2008, garantizando un proyecto de vida digna y con la suficiente autonomía vital.

Somos la generación de las crisis económicas, vivimos en una continua lucha de superación, pero tenemos una ventaja, SOMOS DE LA RIOJA. Históricamente en nuestra pequeña región, hemos sido capaces de generar diferentes industrias en cada pueblo, a pesar de nuestras deficiencias en comunicaciones. 

Para que todo esto suceda, debemos buscar la unión, al igual que hicieron las generaciones pasadas, que son las que peor lo están pasando en esta situación.

Nadie nos va a regalar nada, tiene que salir de cada persona. 

Son los deberes que tenemos, trabajar en común para que nuestra comunidad siga siendo como la que hemos vivido, y no una región despoblada más.

Al inicio de la pandemia, y durante la misma, las personas jóvenes hemos mostrado un alto compromiso con la sociedad, desarrollando labores de voluntariado, de ocio y servicios entre otros, para personas que se encontraban dentro del denominado grupo de riesgo para el COVID19. Ese compromiso perdura. Por ese motivo estamos hoy aquí, para recalcar que la responsabilidad juvenil continúa y para evitar que los actos vandálicos de unos pocos, como los acaecidos aquí el pasado fin de semana, empañen el enorme esfuerzo que está llevando a cabo toda la juventud riojana.

Ante un escenario en el que sistemáticamente se ha hecho referencia a las personas jóvenes como personas «sin riesgo», es imprescindible poner el foco en todas aquellas personas jóvenes que se preocupan y protegen para que esta crisis sanitaria finalice y se controle lo antes posible, a la par que se de continuidad a la labor de concienciación al conjunto de la sociedad. Es el momento de actuar y apostar por el colectivo que es uno de los pilares principales, presentes y futuros, de la sociedad. 

Los jóvenes debemos convertirnos en auténticos agentes de protección de la salud pública. Las personas que conforman este grupo de edad representan el mayor índice de movilidad y de contacto con personas, lo que exige que debamos tener todavía más presentes las medidas sanitarias y de seguridad, normalizándolas en nuestras relaciones diarias y reprobando los comportamientos no responsables.

Las medidas sanitarias, altamente orientadas a la limitación del ocio, han perjudicado gravemente, sin lugar a duda, las relaciones personales y el disfrute de los más jóvenes, provocando un descontento y una apatía generalizada que se ha ido acentuando de manera exponencial, provocando en algunos casos actuaciones violentas, como la que pudimos ver el pasado fin de semana. Aunque insistimos en la condena y el rechazo de tales actos y remarcamos que no representan a la mayoría de jóvenes riojanos.

Unos atentados contra la autoridad, contra los bienes de todas nosotras y nosotros y contra el pequeño comercio, alentados por redes por radicales que han sembrado el caos y la violencia en nuestras calles, y han denostado la imagen de los jóvenes riojanos, que en nada tiene que ver. Es por ello por lo que pedimos encarecidamente a todas las administraciones que, para frenar esta lacra, hagan un esfuerzo intenso en la escucha de las preocupaciones de los más jóvenes, integren sus propuestas y planteen soluciones de ocio alternativo y de desarrollo vital que sirvan de válvula de escape a este deber de contención. La población joven ha demandado durante mucho tiempo la participación en la vida pública y este es el momento en el que debemos ser reconocidos como nos merecemos.

Una vía destacada para fortalecer la participación es el asociacionismo juvenil, tanto las asociaciones ya existentes como la facilitación de que cualquier persona joven pueda asociarse o crear nuevas asociaciones. El tejido asociativo es la herramienta que facilita la participación colectiva de la juventud, permite el arraigo, la socialización y la transformación en su entorno. Las asociaciones son escuelas de ciudadanía con capacidad de generar un impacto positivo tanto en su entorno directo como en ámbitos territoriales más amplios.

Queremos reconocer explícitamente el esfuerzo y la humildad con la que un grupo de jóvenes logroñeses apoyaron en la limpieza de los restos de la violencia el pasado Domingo, expresar nuestro total apoyo a su valentía y decisión y agradecer la puesta en el mapa nacional e internacional la verdadera imagen de la juventud riojana. Condenamos expresamente la persecución que han sufrido estos jóvenes por parte de ultras y pedimos encarecidamente que la Justicia aplaque este acoso. 

Expresamos nuestras condolencias y nuestra solidaridad con todas aquellas familias, amigos y seres queridos que han perdido a alguien a causa del COVID-19. Estamos viviendo tiempos muy duros en los que la unidad y el respeto de toda la ciudadanía es esencial para frenar este virus y evitar la pérdida de más personas. 

Mostramos nuestro especial agradecimiento a todas y todos los sanitarios y trabajadores esenciales que durante el desarrollo de esta pandemia han sido y son un eje fundamental en la continuidad de la actividad pública y la prestación de bienes y servicios para llegar a todos y cada uno de los ciudadanos riojanos, sin dejar a nadie atrás. 

En última instancia, insistimos en la necesidad de que todos y cada uno de los jóvenes y las jóvenes de esta Comunidad sean firmes en el respeto de las medidas sanitarias, hagan una labor de contención y se postulen como garantes de la salud pública por todas aquellas personas vulnerables que pueden estar en situación de riesgo y por todas aquellas que ya no están. 

Pedimos a toda la población joven, no sólo que no contribuyan en los posibles actos violentos que pudieran darse, sino que denuncien y frenen cualquier conducta radical que vean o les sea transmitida por cualquier medio. Entre todos pondremos fin al virus y pondremos en la cúspide social a esta generación.

Por toda la juventud riojana,

Gracias.