Intervención de Concha Andreu en el debate de investidura

Comparte esto:

Señor Presidente, Señorías.

Autoridades, señores y señoras que siguen este acto, a las que agradezco de corazón su presencia, al igual que aquellas personas que nos siguen a través de los distintos medios de comunicación.

Comparezco de nuevo en esta Cámara habiendo transcurrido algo más de un mes del anterior proceso de investidura.

Lo primero que quiero aclarar, es que este tiempo transcurrido ha sido un tiempo necesario. A nadie se le ocurriría pensar que hayamos sido tan insensatos como para dejar transcurrir este tiempo de manera estéril.

Ha sido, un tiempo útil y necesario para conseguir una investidura y un gobierno estables. Un objetivo que en principio parecía más fácil –he de reconocerlo-, y que tal vez por eso encalló.

Las dificultades, recelos y desconfianzas mutuas fueron públicas, pero una vez reposadas, hemos sabido darles cauce a través de un acuerdo.

El acuerdo Señorías es lo que empasta, el programa es lo que une y la responsabilidad de que un proyecto de progreso triunfe en La Rioja es lo que hará que los recelos que todavía puedan existir se superen.

Este era el objetivo y el objetivo se ha conseguido.

Señorías, si hace un mes llegué a esta Cámara con un proyecto mayoritario que resultó insuficiente, hoy presento un programa con el aval de la mayoría absoluta de este Parlamento. Una mayoría plural, conformada por varías fuerzas políticas, al que este Parlamento no estaba acostumbrado.

Y si vengo con más apoyo, vengo con más fuerza, con más ilusión y con más determinación, también vengo con alguna lección aprendida:

La primera es que ya no solo hay que trabajar para convencer a los ciudadanos de que nos voten, sino que hay que aceptar que vivimos en un tiempo de pluralidad donde tener un proyecto bueno e inclusivo es la única garantía para formar gobierno.

La segunda, que el mérito de los pactos significa también renuncia.

Y la tercera, ya la sabía, “nada de lo que merece la pena es fácil de conseguir”.

Por tanto, señorías el trabajo está hecho, y puedo asegurarles que lo que hemos tenido en cuenta durante todas las negociaciones ha sido que la ilusión y la esperanza de muchos riojanos y riojanas no fuera defraudada.

Y lo que quiero resaltar hoy aquí es, que la tarea no se ha limitado a sacar adelante una investidura, o conseguir un gobierno, sino que lo que hemos logrado con este acuerdo ha sido un gobierno con garantía de estabilidad.

Y eso se ha conseguido porque La Rioja después de 24 años no podía perder la oportunidad de girar a la izquierda, porque después de un largo tiempo de autoritarismo clientelar, no se podía desaprovechar la oportunidad de dar una respuesta de progreso y libertad a nuestra querida tierra.

Por eso y por mucho más hoy estamos aquí todas las fuerzas que apoyamos este acuerdo con generosidad y con responsabilidad y también con una enorme esperanza.

Gracias a todas las fuerzas políticas que sustentan el pacto, reiterar el agradecimiento a Izquierda Unida, cuyo comportamiento ha sido leal y riguroso, gracias a Podemos y Equo, por querer buscar una solución y de garantizar que el acuerdo ofreciera una salida digna a todas las fuerzas políticas.

Y gracias a todas a aquellas personas que han trabajado por conseguirlo, a los que han apoyado desde el primero momento, a los que han negociado, a los que han trabajado en silencio y a quienes desde fuera propiciaban el pacto. Gracias a todos.

El nuevo acuerdo en el que se sustenta el proyecto supone una ampliación del anterior, que concreta medidas y contenidos, pero lo más importante es que todas las medidas incorporadas que hemos hecho públicas y se pueden consultar, se asientan en los mismos principios básicos y en la misma filosofía que el acuerdo presentado en su momento entre PSOE e IU.

Señorías, desde el principio mi objetivo ha sido el de conseguir un gobierno estable y solvente. Pero sobre todo UN GOBIERNO, un solo gobierno y una vez garantizado el mismo, los obstáculos han desaparecido.

Por tanto, señorías y eso es lo fundamental, no sólo ha sido un tiempo necesario para lograr un gobierno de progreso, sino que también ha sido un tiempo ganado para La Rioja.

Nosotros no queremos vivir del triunfo de unos resultados, queremos convencer de que nuestro proyecto es el más beneficioso para nuestra sociedad y para La Rioja.

Les anuncio que mi programa no se agota en esta legislatura, y permítanme advertirles señorías de la oposición, que tampoco va a ceñirse a nuestro electorado, ya que buena parte de la centralidad en España y en La Rioja, está buscando dónde apoyarse.

El objetivo es conseguir un equipo abierto, lo más transversal posible, en el que se identifiquen no solo quienes nos han votado, que por supuesto, sino también quienes se sientan a gusto con las políticas progresistas y de izquierda.

Señorías no se preocupen por la radicalidad ni por el extremismo, porque como diría José Mújica “no nos podemos permitir el lujo de cambiar ciertas reglas”, con radicalismos a otros.

Señorías, la única radicalidad que habita entre nosotros, se va a emplear en la lucha contra la corrupción, contra la pobreza, contra el despilfarro, contra el fracaso escolar, contra el desempleo, contra la desigualdad, contra la apatía, en eso sí, señorías, queremos ser radicales. Radicalmente demócratas.

Pueden tener la seguridad de que la otra radicalidad, la que no defiende los derechos humanos, la que no defiende a los diferentes, esa señorías no está en este pacto, está en otros pactos.

Señoras y señores diputados.

He querido desde el primer día posicionarme en este proceso no sólo como cabeza de un proyecto de gobierno sino como algo más, añadiéndole a la implicación institucional también la personal.

Soy consciente que la Presidencia de una Comunidad Autónoma conlleva además de La Presidencia del Gobierno la representación del Estado en nuestra Comunidad y que ello otorga un papel esencial para España y a este papel se debe responder con compromisos.

  • El compromiso con la lealtad a España y a la solidaridad entre las CCAA.
  • El compromiso de trabajar por la convivencia entre los españoles.
  • El compromiso con la reivindicación, que no será otra cosa que la defensa de nuestra Comunidad dentro del Estado Autonómico.
  • El compromiso con nuestra singularidad financiera.

1) Me comprometo a ser leal a España, siendo leal al Estado y a sus instituciones, comenzando por el Gobierno de España y siguiendo con los ejecutivos autonómicos, buscando los principios de cooperación y colaboración entre administraciones, alejándonos de cualquier confrontación estéril.

2) Me comprometo a trabajar por la convivencia entre los españoles, por el entendimiento entre los territorios y sus diversas culturas, con la contribución específica de La Rioja a que la cuna del castellano sea también una referencia de la convivencia lingüística de todas las lenguas españolas.

3) Me comprometo a defender a nuestra Comunidad Autónoma con un espíritu de reivindicación permanente de nuestros derechos.  A respetar el trabajo estatutario realizado, a luchar por una suficiencia financiera en el nuevo modelo de financiación autonómica y a exigir el cumplimiento del acuerdo de infraestructuras aprobado por este Parlamento.

4) Me comprometo a defender nuestra singularidad financiera, que no es otra que la proveniente del artículo 46 de nuestro Estatuto, elaborando por primera vez el estudio y valoración de los desequilibrios producidos por los agravios fiscales, reconocidos por los tribunales, pero nunca compensados.

Y hablando de agravios fiscales, y habiéndose producido un debate recientemente entre CCAA sobre presión fiscal, -que lamentablemente se tiene que hacer en los medios de comunicación en vez de en una Cámara territorial- me van a permitir darles mí opinión:

En primer lugar, les diré que La Rioja, porque ha padecido en sus propias carnes agravios fiscales, lleva décadas defendiendo el criterio de armonización fiscal, no solo dentro de España sino en Europa y en consecuencia quisiera mantenerlo.

En segundo lugar, respetando el principio de autonomía entre regiones, hay que precisar que no parece justo reducir la presión fiscal en un territorio, seguidamente solicitar más ingresos del Estado vía financiación autonómica y predicar a la vez la solidaridad del sistema. Todo a la vez no puede ser.

Hay que ser serios, coherentes y responsables, señorías aquí en La Rioja también. El nuevo gobierno lo será y así lo exigirá a los demás gobiernos autonómicos.

Señorías, también les anunciaba compromisos personales

Soy consciente, de que las elecciones autonómicas no tienen naturaleza presidencialista, es decir que no se vota a la persona sino al partido que encabeza. Pero al final los candidatos actuamos como si la tuviera, y nos presentamos como si la elección fuera directa, es por eso, por lo que he querido incluir a la cabecera del proyecto político compromisos personales, que quiero dejarles patentes:

  • El compromiso de una mujer socialista que quiere estar para hacer, que quiere llegar para cambiar, no llegar para hacer lo mismo y no estar solo por permanecer.
  • El compromiso, de ejercer mi responsabilidad, con ánimo, con audacia y determinación, con prudencia, pero con valentía, huyendo del conformismo, huyendo del cortoplacismo, no cerrando ninguna puerta a la ambición de nuestra Comunidad autónoma.
  • El compromiso con el diálogo y la cercanía. No ser sectaria, buscar acuerdos, no confundir adversarios políticos con enemigos políticos.
  • El compromiso con la ejemplaridad, la ética política y el respeto hacía lo público.

Señorías, hay que ser ejemplar. Hay quien ha creído en el pasado que la responsabilidad de infringir la ley es la misma la de un ciudadano que la del Presidente, dándole la vuelta perversa al principio de igualdad ante la ley.

La infracción de la Ley por un responsable público debe tener una sanción distinta y lamento que haya todavía en este hemiciclo, señorías que no hayan tenido la dignidad de reconocerlo.

Nadie creerá en la dignificación del servicio público si somos los primeros en saltarnos las leyes, nadie lo creerá.

 

Señorías el programa de gobierno que presento hoy no puede ser muy distinto al que presente hace unos días. Como he dicho antes, los objetivos son los mismos, el sentido de los programas e iniciativas tienen la misma orientación, por tanto, siendo consciente de que es una reedición de la investidura pasada, me adaptaré a esa circunstancia y seré benevolente con todos los que nos acompañan relatándoles el programa en edición reducida.

Nuestro proyecto de gobierno para La Rioja tiene un concepto estratégico como Comunidad Autónoma y por tanto tiene que apoyarse en la misma metodología que se emplea para cualquier emprendimiento: analizar nuestra realidad, y determinar nuestros puntos fuertes y débiles, nuestras ventajas y nuestras amenazas.

El objetivo se puede expresar en cuatro puntos:

  • Asegurar la viabilidad económica y de empleo a través del crecimiento económico.
  • Adecuar nuestro territorio a los principios de sostenibilidad y equilibrio a través de una ordenación territorial adecuada.
  • Construir una sociedad cohesionada bajo los principios de igualdad y solidaridad a través de una red eficaz de servicios públicos de calidad.
  • Hacer nuestra labor a través de medios éticos, con total limpieza y transparencia.

Señorías, cualquier analista económico de cualquier tendencia y condición les diría que la mayor debilidad de La Rioja se asienta en su crecimiento económico, que, unido al declive industrial, al tamaño de nuestras empresas, a las insuficientes infraestructuras y al estancamiento y envejecimiento de la población, podemos encontrarnos con la tormenta perfecta.

Es por ello por lo que les detallé en el discurso de investidura anterior, una estrategia de desarrollo económico y localización empresarial que asuma los retos y que atienda esta debilidad.

Una nueva filosofía que quiero denominar como “crecimiento estratégico”, en la que el crecimiento debe de ir acompañado del conocimiento. Conocimiento que supone “construir más y mejores oportunidades”.

Esta será una de las primeras tareas del nuevo gobierno de progreso; una nueva estrategia de crecimiento, sostenibilidad y justicia social, la Estrategia 2030.

Este será uno de los grandes retos no solo de esta legislatura sino de la próxima etapa: pertenecer a la España con auge, pertenecer a la España con futuro.

Y para ello tenemos que conseguir el suficiente dinamismo y flexibilidad que nos permita hacer más cosas, mejores y más valiosas y que nos aporten diversidad, versatilidad, excelencia y seguridad.

Y lo vamos a hacer innovando, atreviéndonos a afrontar el riesgo del cambio, creando, cualificando y especializando a los agentes claves de la Comunidad, para construir una nueva y mejor economía regional que nos permita un aprovechamiento más eficaz de los recursos.

Pero el crecimiento económico no solo se compone de emprendimiento, también de trabajo, para que cualquier transformación del sistema económico tenga éxito se requiere un gran PACTO SOCIAL que dote de confianza y seguridad a la sociedad. Pacto que precisa de la colaboración de los agentes sociales y también de sus señorías, con las que quiero contar para este y para todos los proyectos que deben desarrollarse a medio y largo plazo.

Otro punto débil que habrá que combatir es la precariedad laboral y la calidad del trabajo y habrá que hacerlo mediante el empleo digno, que, aunque no es competencia de este Gobierno, debemos implicarnos en ello. La Rioja no puede continuar siendo una de las Comunidades autónomas con los salarios más bajos.

Nuestros jóvenes no pueden estar obligados a abandonar su tierra para encontrar oportunidades. Es una obligación moral para un gobierno de progreso impulsar todas las medidas a nuestro alcance para evitar su desesperanza. No podemos perder el talento joven de nuestra Comunidad.

Por ello, asumo esta prioridad para la que vamos a implantar medidas que aseguren su estabilidad en un mercado laboral que les da la espalda, que faciliten el acceso a la vivienda y que permitan establecer un modelo integral para facilitar la natalidad, en una región que además la necesita.

Si nuestros jóvenes son el futuro, debemos facilitárselo.

Y para nuestro necesario impulso económico hay que contar con un recurso hasta ahora desaprovechado como es el turismo. En La Rioja hay mucho que hacer. España ostenta un liderazgo en esta materia y La Rioja nunca ha sabido engancharse a él. Lamentablemente ha sido un fracaso. Una se pregunta si con una total ausencia de promoción y gasto de la administración autonómica en esta materia hubiéramos obtenido peores resultados.

Hay que poner en marcha un Plan de Excelencia y Dinamización Turística que estudie, sistematice e indique cuáles son las acciones necesarias para entrar en una dinámica para que buena parte de España se beneficie.

Quiero recordarles que cuando hablé de crecimiento destaqué un instrumento que califiqué como palanca extraordinaria para conseguirlo y es la Universidad de La Rioja.

Universidad con la que he querido comprometerme particularmente: en su mejora de financiación, en el desarrollo del Campus Iberus y en la reducción de tasas y mejora del fondo social, para que nadie con aplicación en el estudio pueda tener obstáculos económicos para llevarlo a cabo.

Y la cultura recuperará el protagonismo en esta nueva etapa, en tres vertientes: Cómo derecho a su acceso, como elemento de formación y como recurso económico para La Rioja.

La agricultura saben ustedes que es mi pasión profesional. La agricultura y la ganadería son actividades que ayudan a la sostenibilidad de nuestra Comunidad y que debemos orientar para que precisamente ellas sean en esencia sostenibles.

Debemos adaptarnos a las nuevas tecnologías y experimentar con las novedosas técnicas de cultivos. Tanto la agricultura como la ganadería de futuro pasan por ser capaces de hacer rentable y compatible la producción con la conservación.

Vamos a conseguir que La Rioja tenga un modelo profesional cuyos referentes sean la eficacia y la sostenibilidad.

Adoptaremos medidas para el fomento de los productos locales y daremos un impulso definitivo a la producción ecológica y a la calidad de la marca “La Rioja” como un plus de excelencia.

Como bien saben, me he comprometido a elaborar una Ley Agraria para La Rioja, un plan regional de regadíos y reforzar la atención a la ganadería extensiva.

Y en nuestro camino vamos a contar con las asociaciones profesionales y las organizaciones sindicales agrarias. No las queremos delante, no las queremos detrás, las queremos al lado, para fomentar entre todos la incorporación de los jóvenes y de la mujer e introducir la investigación y la innovación en el medio agrario.

Nuestra agricultura es de las más productivas de España y somos conscientes que debemos estar y ser percibidos como referencia nacional.

Y hablando de referencias, vamos a superar de una vez por todas, el desbarajuste del viñedo. Que es la historia de cómo para favorecer a algunos, pocos y conocidos, se ha perjudicado al sector entero.

Otra historia que algunos la calificaban de ficción pero que empieza a ser una realidad dramática es el Cambio Climático. Parece que ya la sociedad empieza a ser consciente de que es una emergencia.

Si salgo investida Presidenta, La Rioja respetará los compromisos asumidos por el Gobierno de España en la Agenda 2030, implementándolos para liderar en el ámbito nacional la transición hacia la producción de energía renovable.

El medio ambiente y nuestro medio natural estarán protegidos y gestionados de forma integral.

El aprovechamiento sostenible y racional de los recursos forestales, cinegéticos y piscícolas es en sí mismo un objetivo. Vamos a trabajar para la salvaguarda de los ecosistemas y de las especies animales que los pueblan y este mismo año pretendo firmar un convenio con el Organismo de Parques Nacionales para crear un centro de Recuperación Nacional del visón europeo en Rivabellosa.

El problema demográfico de la Comunidad Autónoma en su conjunto adquiere su punto más álgido en el abandono de los pueblos, de los pequeños municipios. Recordaba y lo hago de nuevo para que tengamos presente la fotografía de La Rioja que, de un total de 174 municipios, más de una tercera parte tienen menos de 100 habitantes.

Es necesaria una política de desarrollo rural eficaz.

Sabemos que no es fácil, pero al menos tienen que ser conscientes todos los implicados de que la Administración regional está dispuesta a trabajar y en primer lugar a oír sus aportaciones, porque muchas de ellas son equivocadas y atienden más a criterios electoralistas que a criterios de eficacia

El Consejo Asesor de Despoblación puede ayudar a orientar las decisiones hacia lo correcto mediante una amplia participación.

Y cuando hago referencia a La Rioja cohesionada lo digo tanto para el territorio como para su estructura social.

La cohesión territorial y su equilibrio son tareas esenciales. Lo que queremos es que ninguna persona se encuentre discriminada por vivir en un lugar determinado de la región, aplicando un principio bastante en desuso en nuestra Comunidad, que es el de la igualdad de trato entre los Municipios.

La cohesión territorial se consigue distribuyendo de manera adecuada los servicios y el equilibrio se consigue mediante un trato equitativo y una adecuada financiación de los Ayuntamientos.

Cualquiera que haya visto la actividad frenética del actual gobierno en funciones, distribuyendo inversiones vía convenios entre diferentes municipios y se haya fijado en los criterios y la forma empleada, verá el paradigma de lo que no hay que hacer. Pregunten a los vecinos la urgencia de las obras concedidas en los últimos 3 meses. Este mal hacer que nosotros desde aquí denunciamos, nos va a suponer una situación económica que será difícil de superar en mucho tiempo.

Por el contrario, recuerdo nuestros compromisos en política municipal: Suficiencia financiera, un fondo de cooperación local y poner fin a las arbitrariedades.

La cohesión social se logra desarrollando el principio de igualdad.

Este es el principio que nos distingue a las opciones de izquierda del resto.

Lo más urgente señorías es combatir la pobreza.

En mi anterior discurso cuando abordé este tema observé aspavientos en la bancada popular. Lo último que quisiera es que la pobreza entrara en el campo de la demagogia. Por ello, no voy a establecer el debate de si comparativamente estamos mejor o peor que en otros lugares, lo que necesito que comprendan, es que la poca o mucha pobreza que hay en La Rioja debemos erradicarla.

Que la pobreza y la pobreza infantil son problemas de emergencia social.

La pobreza señorías es hereditaria. Si no la atendemos con inmediatez, su cronificación es inevitable. No podemos consentir que tengamos niños en La Rioja cuyo desarrollo de futuro quede marcado para siempre por su infancia desatendida. Una sociedad digna no lo puede consentir.

Y hablando de igualdad, como mujer, debo pensar en primer lugar en la discriminación que todavía sufrimos las mujeres por el mero hecho de serlo. Les puedo asegurar, que las políticas de igualdad, y en particular la igualdad de género, abarcarán todo el proyecto de mi gobierno y serán transversales a todas las políticas.

Señorías, la socialdemocracia defiende que lo público garantiza mejor la igualdad.

En esta Comunidad, durante los años que ha gobernado el PP, ha existido una política silenciosa pero continuada para romper el status de lo público en favor de lo privado, y eso es incontestable. Porque los datos así lo demuestran.

Pues bien, a este gobierno le toca corregirlo. Es decir, como servidores públicos debemos apoyar, fortalecer y dignificar el sector y los servicios públicos.

Por eso quiero ser, y lo digo nuevamente, la presidenta de la pública, la presidenta de lo público.

Y si hay algo que incide en la igualdad es la educación y en consecuencia fortalecer la enseñanza pública es una obligación.

Y cumplir con un deber, no debe considerarse como una actitud de enemistad a otras opciones. Lo que quiero que todos entiendan, para que las críticas se ajusten mejor a la realidad y no a intereses pueriles, es que si, por ejemplo, la dirección de un colegio privado puede emplear recursos en publicitar su centro como la mejor opción para las familias, es lógico que los centros públicos empleen sus recursos ya no para publicitar, que también, sino para ofrecer la mejor educación en sus centros. Es un deber que en la red pública no se ha ejercido y que nosotros lo vamos a hacer.

El gobierno saliente de esta votación va a pedir algo tan poco radical, tan poco revolucionario, como es, por un lado, conseguir que la educación pública sea la opción más atractiva para la formación y por otro, que se cumpla la legalidad, que se cumpla la Constitución.

Que se cumpla el artículo 27 de la Constitución, y todos sus apartados, desde su apartado primero donde se reconoce el derecho a la educación de todos y la libertad de enseñanza, pasando por la inspección del sistema, sin olvidar el apartado 9 cuyo texto dice que: Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que establezcan las leyes.

Por tanto, siempre y cuando se cumplan los requisitos, nadie debe alarmarse, no hay razón.

El sectarismo silencioso en materia de educación practicado por el PP en La Rioja durante todos los años que ha gobernado es el que ha desequilibrado la relación existente entre la educación pública y la privada y ha sido por motivos ideológicos. Estos sí que han sido ideológicos.

Nosotros buscamos mejorar la educación para que nuestros alumnos y alumnas, encuentren la mejor formación posible, esta es la única meta y para ello buscamos que las oportunidades de salida sean igualitarias, y el desarrollo de su aprendizaje sea justo.

Y con ese fin queremos mejorar los recursos hasta el compromiso ya exhibido de alcanzar un gasto en educación de un 5% de nuestro PIB, en el plazo de seis años.

Y un servicio esencial en la vida de las personas es la sanidad

Pueden estar seguros de que el nuevo gobierno de La Rioja defenderá la gestión pública de los servicios sanitarios.

Y repaso nuestras prioridades:

En primer lugar, la Atención Primaria. Este Gobierno desde sus primeros días quiere dar una rápida respuesta a un clamor social y profesional. Cuatro serán nuestras acciones:

  • La mejora de los medios materiales y humanos
  • La revisión de las Zonas Básicas de Salud con criterios sociodemográficos
  • La ampliación del tiempo mínimo de atención sanitaria al paciente
  • La aplicación de nuevas tecnologías que favorezcan la capacidad de resolución y la mejor coordinación con Hospitales.

La segunda prioridad serán las Urgencias Hospitalarias, un punto débil de nuestro sistema, que necesita más medios, mejor planificación y nuevas inversiones. Debemos actuar rápidamente sobre un servicio que hoy está deteriorando la imagen global de la asistencia hospitalaria.

La tercera prioridad, en defensa de lo público, será la eliminación paulatina de los conciertos, convenios y contratos con empresas privadas, por una razón sencilla: queremos recuperar para el sistema público todo aquello que pueda asumirse de forma ordenada y que garantice un mejor servicio. No hay otro interés que la mejora del servicio.

Y finalmente, algo que se prometió cuando se inauguró pero que nunca se cumplió, que el Hospital de Calahorra fuera un Hospital como los demás y por ello integraremos la Fundación Hospital de Calahorra en el servicio Riojano de Salud.

Señorías,

Las políticas públicas en servicios sociales han contado siempre con el liderazgo y empuje de las etapas socialistas. El Plan concertado de servicios sociales va a cumplir 31 años y la Ley de Dependencia tiene fecha del año 2006.

Queda claro que un gobierno socialista y progresista es la mejor garantía para unos servicios sociales de calidad. Y en consecuencia crearemos un Observatorio de la realidad social que potencie y relance la legislación en esta materia.

Somos la mejor garantía para asegurar la atención a las personas con discapacidad y sus familias, para desarrollar una normativa de accesibilidad universal y para impulsar y mejorar la Renta de ciudadanía.

Y todo el ejercicio de competencias lo vamos a hacer con una administración eficaz y un Gobierno transparente

No hay mejor receta para conseguir una Administración eficiente que al desempeño del funcionario o del empleado público se le dote de dignidad.

Vamos a modernizar y reformar el aparato administrativo desde los principios de profesionalidad e independencia, adaptando el sector público a la era digital que supondrá una mejora del servicio, una contención de costes y una apuesta por la innovación.

Y dentro de la gestión de la administración de Justicia, además de los compromisos reflejados en mi anterior discurso, defenderemos las demandas que se abordan anualmente por el presidente del Tribunal de Justicia de La Rioja, y que algunas de ellas ya han sido recogidas por el actual gobierno de España y que verán la luz a comienzo del próximo año.

Y lo vamos a hacer con un gobierno ejemplar donde la ética, la transparencia y la solidaridad sean sus principios fundamentales.

Nuestro primer compromiso para gobernar La Rioja tiene que ser el de la honestidad. Cualquier actuación debe de partir de una base ética.

Y el segundo la transparencia que incluya un portal ejemplar.

Transparencia en la contratación, en la concesión de servicios, en los convenios, transparencia en las subvenciones.

Y también lo vamos a hacer basándonos en la solidaridad

Una sociedad que adopta sistemas económicos que pueden funcionar muy bien pueden generar desigualdades y esa sociedad es la que debe adoptar sistemas para corregirlas.

Una sociedad civilizada, nos recordaba Oliver Homes, se distingue de la selva porque cuenta con una recaudación para ofrecer servicios e infraestructuras al colectivo.

Esa sociedad necesita de impuestos.

Esto lo expongo así porque a veces a algunos de ustedes les oigo y les veo gesticular tanto con los impuestos que en ocasiones pienso que lo que verdaderamente quieren es que desaparezcan.

Pero si no es así y en realidad no quieren que desaparezcan los impuestos, entonces el debate es otro. El debate es entre defender más o menos impuestos, a qué y a quienes afectan y si ello implica una mayor o menor recaudación y si hay una menor recaudación qué gastos habría que reducir.

Ese el debate señorías.

La izquierda comienza el debate pensando en lo colectivo, primero calcula los gastos necesarios para tener una sociedad de bienestar justa y después fija los ingresos a obtener para su mantenimiento. Mientras que la derecha comienza el debate pensando en lo individual, en que el bolsillo del ciudadano permanezca lo más al margen posible de la atención al bienestar público, con independencia de como quede la sociedad.

El resultado ya lo hemos visto en los últimos tiempos: una sociedad de bienestar fracturada, una clase media muy tocada, una clase trabajadora con un empleo deficiente con sueldos sin capacidad de ahorro y una parte muy reducida que vive en la abundancia.

Señorías, teniendo en cuenta que nuestra capacidad fiscal es muy limitada y que en algunos impuestos nuestra capacidad normativa es muy pequeña, hay que reconocer que la mayoría de las intervenciones de la oposición son de una sobreactuación casi folclórica.

¿Verdaderamente les parece una locura y una insensatez pedir a ese 0,7% de población privilegiada económicamente, que haga un esfuerzo? ¿De verdad no les parece justo un esfuerzo que resulta menor a quienes más tienen?

Porque los otros argumentos, como el que reduciendo impuestos se recauda más, o que se va a producir una deslocalización de capital y por lo tanto se reducirán los ingresos, no se los cree nadie, son argumentos falsos. Y son falsos, porque el primer argumento ya se ha ensayado recientemente y no ha dado resultado y el segundo, porque nosotros no vamos a incrementar un impuesto que conlleve una deslocalización.

Y la última solidaridad que todavía permanece en el olvido es la de reparación.

La memoria histórica no es una cuestión del pasado sino de futuro.

Es de justicia y también de solidaridad y respeto con las familias, tener un reconocimiento a aquellos que derramaron su sangre por convicciones y actuaciones, todas ellas legítimas, y a sus familias que soportaron un largo tiempo de humillación. Se necesita una reparación y este Gobierno lo hará.

Señores y señoras diputados, Sr. Presidente

He hablado de los objetivos: el económico y la Estrategia de crecimiento, el territorio y la sostenibilidad, la igualdad y los servicios públicos y la cohesión social.

He transmitido cómo lo vamos a hacer, con una administración eficaz y con un gobierno honesto y actuando desde el principio de solidaridad.

Ahora les menciono las ideas que complementarán el proyecto de gobierno, que dotarán de un carácter transversal a sus acciones, y que quiero que definan a La Rioja en esta nueva etapa.

Son tres:  liderazgo, modernización y participación.

El liderazgo merced a una nueva filosofía: La Rioja tiene que establecer una política de alianzas.

Hay que reforzar la posición de La Rioja en la defensa de sus intereses.

Si los intereses de La Rioja son coincidentes con otras regiones. Si la posición de La Rioja es coincidente con otros organismos, habrá que fortalecer las relaciones para establecer alianzas y La Rioja va a llevar la iniciativa.

Buena parte de nuestro desarrollo no depende de nosotros, es interdependiente. Las infraestructuras fundamentales de La Rioja son infraestructuras dentro de una planificación nacional, la política agroalimentaria se debate en Europa, pero los productos regados por las aguas del Ebro son afectados con las mismas medidas, es decir, si el Valle del Ebro, lugar donde nos asentamos se impulsa, crece, se desarrolla, La Rioja se desarrollará, si el Valle del Ebro queda ocioso y sin crecimiento La Rioja tendrá dificultad de impulsarse sola.

Debemos, por tanto, establecer alianzas y buscar cómplices en las instituciones europeas, en el Gobierno de España, incidiendo en la planificación, insistiendo en las reivindicaciones y necesidades conjuntamente con otras CCAA con las que elaborar una estrategia común.

En un mundo interdependiente es poco adecuado seguir haciendo políticas de campanario.

La modernización supone la implantación de las nuevas tecnologías a nuestras relaciones y servicios mediante un plan, La Rioja Digital y permítanme decirles que ya vamos con retraso.

Esto debe suponer una apuesta ambiciosa para la transformación digital de nuestra Comunidad Autónoma. Tenemos una escala adecuada para abordar un reto de singularidad y diferenciación que pueda ser referencia en España.

Y deben ser el Gobierno y los Ayuntamientos quienes asuman el reto como ejemplo a seguir. Es cierto que carecemos de la suficiente cultura digital, pero también es cierto que adquirirla es inevitable, hay que adelantarse en la formación porque va a mejorar la vida de las personas y el desarrollo de nuestra sociedad, haciendo a La Rioja más competitiva.

La tercera característica es la participación

El nuevo gobierno es consciente de la brecha existente entre la política y las personas. Nuestro deber es superarla.

Es importante que cada una de las actuaciones y programas de gobierno puedan ser comprendidas por la sociedad a la que están destinadas y eso se favorecerá creando cauces y mecanismos de participación.

Comprometerse con un proyecto es el primer paso para conseguir la meta. El segundo es trabajar con perseverancia para llegar a ella.

Quiero pedir su voto y su confianza al proyecto de progreso para La Rioja.

Que sepan que buscaré siempre la justicia y la verdad y que, si algún día tengo dudas, tengo un método para buscarla:

Si algo no es verdad a los ojos de los más desfavorecidos, es que no es verdad.

Termino como inicié mi discurso anterior, con palabras de Ángela Davis, ejemplo de mujer feminista:

“no estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar,

estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar”

DESCARGAR EL DISCURSO