El PSOE presenta un programa incontestablemente progresista, feminista y europeísta

Comparte esto:

La candidata al Congreso de los Diputados María Marrodán y la candidata al Senado Victoria de Pablo han expuesto en rueda de prensa la voluntad por parte del presidente en funciones de “acelerar la formación de un nuevo gobierno y de aprobar, de forma urgente, los Presupuestos Generales del Estado para 2020, que reflejarán las prioridades de los compromisos sociales electorales del Partido Socialista”.

Marrodán ha explicado que las prioridades del Partido Socialista para la próxima legislatura se ordenarán en torno a seis ejes fundamentales: empleo digno y pensiones justas; el feminismo y la lucha contra todo tipo de desigualdad; la emergencia climática y la transición ecológica de la economía; el avance tecnológico y la transformación digital; el fortalecimiento del Estado autonómico y la máxima cohesión territorial; y un mayor protagonismo de España en Europa, para contribuir a la consolidación de nuestros valores, dentro y fuera de las fronteras europeas.

La candidata al Congreso ha manifestado que “queremos avanzar hacia un empleo digno y unas pensiones justas, recuperando los derechos de trabajadores y pensionistas con un amplio acuerdo parlamentario y de diálogo con los agentes sociales.

“Estamos decididos en seguir luchando contra la precariedad y mejorar la capacidad adquisitiva de los trabajadores y pensionistas impulsando los cambios normativos necesarios y con medidas concretas como seguir incrementando el SMI, buscar un amplio consenso político para hacer un nuevo estatuto de los Trabajadores adaptado a la realidad actual del mercado de trabajo, así como derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral”.

“Nuestro objetivo es promover empleo de calidad y crear oportunidades para todos, en especial para los jóvenes, mujeres y parados de larga duración”.

En cuanto a la igualdad como segundo eje, ha explicado que el Partido Socialista “sigue comprometido con el feminismo como clave de la acción de gobierno y el objetivo de que España siga siendo referente mundial en las políticas feministas y de igualdad, con el compromiso de reforma del Código Civil en la tipificación de los delitos sexuales, la abolición de la prostitución o la elaboración de una ley contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual”.

Además, en cuanto a la igualdad entendida como igualdad de derechos tendrá una “atención especial” en el programa electoral con una atención preferente en la lucha contra la pobreza infantil, el fortalecimiento de la educación y de la sanidad públicas, del sistema público de servicios sociales y de atención a la dependencia; y en la promoción de suficiente oferta de viviendas asequibles que permitan la emancipación de los jóvenes. Todo ello con el fin de darle un impulso al Estado del Bienestar, que sólo será posible disponiendo de nuevos recursos mediante una necesaria reforma fiscal.

Finalmente, en su intervención ante los medios ha explicado que el tercer eje relativo a la emergencia climática llevará en la siguiente legislatura a la aprobación de una Ley de cambio climático y tiene el compromiso del Partido Socialista de trabajar en el objetivo de una transición ecológica justa de todos los sectores productivos y en todos los territorios, “con especial atención a la productividad y sostenibilidad de la agricultura y ganadería”.

Por su parte la candidata al Senado, Victoria de Pablo ha desgranado el resto de los ejes en torno a los que se ordenarán las prioridades del Partido Socialista en la próxima legislatura, y ha explicado que se trabajará en una revolución tecnológica, concretamente en una transición digital de la economía, incorporando las correspondientes habilidades en el sistema educativo desde edades más tempranas y promover la transmisión de la ciencia y la innovación en todo el tejido productivo. Fomentando el uso y la total implantación de las nuevas tecnologías en el medio rural para abordar el reto demográfico.

En palabras de De Pablo “todas las prioridades enunciadas requieren del perfeccionamiento del Estado Autonómico y la máxima cohesión territorial”. La España autonómica es una España “democrática, plural, abierta, europea y moderna, que reconoce la diversidad a partir de la unidad”.

“Trabajaremos para mejorar la colaboración institucional con todas las comunidades autónomas y abordaremos el conflicto de convivencia en Cataluña impulsando el diálogo entre catalanes y, también, entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, siempre dentro de la Constitución y del Estatuto de Autonomía”.

Ha explicado que el último eje será el impulso de una presencia activa de España en las instituciones europeas, promoviendo la profundización de la Unión Económica y Monetaria para que el euro sea un factor de estabilidad y prosperidad. Apostando junto al resto de fuerzas progresista de la Unión Europea por un avance hacia una Europa Federal.

Finalmente, De Pablo ha manifestado que “ahora es la hora de la verdad. Ahora es el momento de analizar las propuestas de cada partido y de responder a las preguntas que se plantean: qué partido puede contribuir mejor a unir España en un proyecto de progreso y qué presidente puede liderar esas transformaciones.

El PSOE presenta un programa “incontestablemente progresista, feminista y europeísta”. Un programa que ha sido el resultado de analizar minuciosamente la realidad social y de hablar con la sociedad civil para escuchar sus demandas. Un programa asentado sobre el principio de realidad, hecho para cumplirse. Un programa ambicioso y transformador”.