El Parlamento insta al Gobierno regional a presentar una Ley de Violencia de Género para La Rioja

Comparte esto:

“La Ley debe contemplar los distintos tipos de violencia sobre la mujer, tal y como especifica el convenio de Estambul, así como las medidas contempladas en el Pacto de Estado contra la violencia de género”, ha explicado la portavoz socialista de Igualdad, Ana Santos

Logroño, 19 de noviembre de 2020.- El pleno del Parlamento de La Rioja ha aprobado con el voto favorable de PSOE, PP y Grupo Mixto -Ciudadanos ha decidido abstenerse- la Proposición No de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista por la que se insta al Gobierno de La Rioja a presentar ante la Cámara, para su tramitación parlamentaria, un proyecto de Ley de violencia de género. Una Ley que, además, “debe contemplar los distintos tipos de violencia sobre la mujer que refleja el Convenio de Estambul, así como las medidas a implementar incluidas en el Pacto de Estado contra la violencia de género”, ha añadido la portavoz de Igualdad del Grupo Parlamentario Socialista, Ana Santos.

La Rioja cuenta con una ley de violencia que únicamente aborda la violencia ejercida en los ámbitos intrafamiliar escolar y sobre la mujer. Se trata de la Ley 3/2011 de 1 de marzo de prevención, protección y coordinación institucional en materia de violencia en La Rioja. En este sentido, “nuestra Comunidad necesita una ley específica de violencia de género en la que deben contemplarse los distintos tipos de violencia sobre la mujer, tal y como especifica el Convenio de Estambul”, y que contempla como delito la violencia física, psicológica y sexual, incluida la violación, la mutilación genital femenina, el matrimonio forzado, el acoso, el aborto forzado y la esterilización forzada.

La Macroencuesta de Violencia contra la Mujer, elaborada por el Gobierno de España, muestra que el 27,1% de las mujeres riojanas mayores de 16 años han sufrido violencia machista alguna vez en su vida: física, sexual, control económico o miedo; y el 9,8 por ciento lo ha sufrido en los últimos 12 meses. Concretamente, el 10,9 por ciento de las mujeres reconocen haber sufrido violencia física y/o sexual, un 18,3% ha sido víctima de violencia psicológica emocional y un 22,6%, violencia psicológica o de control. Además, un 8,1% asegura haber sufrido violencia fuera de su pareja, y un 9,7% se reconoce víctima de violencia económica. 

Un escenario que, además, se ha visto agravado por los efectos de la pandemia y el confinamiento. “COVID y violencia de género suponen un binomio peligroso porque bien sabemos que las mujeres nunca han salido ganando en tiempos difíciles”, añade Santos.  En este sentido, durante el primer semestre del 2020, se presentaron en La Rioja 247 denuncias, 43 menos que en el mismo periodo de 2019. Durante los 98 días que duró el estado de alarma se interpusieron 103 denuncias, un 40 por ciento menos que en las mismas fechas del año anterior. Y en este mismo sentido, Santos ha añadido un dato “que nos debe causar estupor y alarma”: en este mismo primer semestre del año, se interpusieron en La Rioja 26 denuncias de jóvenes menores de 20 años, 21 denuncias de jóvenes entre 18 y 20 años, lo que supone un incremento del 40 por ciento en esta franja de edad con respecto al mismo periodo de 2019.

En este sentido, el Grupo Parlamentario Socialista considera que se trata del momento adecuado para instar al Gobierno de La Rioja a que presente esta Ley, integrando estas tipologías de violencia, ya que el Ejecutivo se encuentra trabajando en una Ley de violencia de género para la región, tal y como contempla el Pacto de Gobernabilidad. De hecho, “siempre que los socialistas hemos gobernado este país hemos hecho una apuesta importante y continuada por combatir la violencia de género porque entendemos que es la muestra más grave y cruel de la desigualdad y atenta contra los derechos humanos”. Y en este sentido, una de las primeras medidas del Gobierno de Pedro Sánchez fue dar cumplimiento al Pacto de Estado, poniendo a disposición de todas las autonomías y entidades locales los fondos para prever y combatir la violencia de género.

“Cuando una mujer ha sido maltratada y teme por su integridad y por su vida son muchas las cosas que pasan por su cabeza pero una y, posiblemente, la más importante es el miedo por lo que necesita la confianza suficiente para saber que cuando dé un paso hacia adelante para salir del infierno en el que vive, va a estar segura y las instituciones la van a apoyar y proteger”, añade Ana Santos.   

“Ha pasado el tiempo en el que en este país la violencia de género se consideraba un asunto privado en el que nadie se podía inmiscuir. No es un problema privado del que los responsables políticos nos podamos inhibir. Es un ataque a los derechos humanos, a la dignidad de las mujeres y al corazón de la democracia”, ha explicado. “La violencia de género en La Rioja existe y persiste” y “eliminar la violencia de género no es una opción, es una obligación”, ha añadido. De ahí, “nuestra responsabilidad conjunta, independientemente de nuestro signo político, porque hay temas como éste que se encuentran por encima de nuestras diferencias”, ha concluido.