«Ceniceros está agotado y yo dispongo de toda la energía para el cambio que exige La Rioja»

Comparte esto:

09 sep. 2018 | Diario La Rioja | TERI SÁENZ

LOGROÑO. Las primarias abiertas impulsadas por el PSOE para elegir quién encabezará su papeleta en los comicios del 2019 no han dado pie a la sorpresa. Agotado el plazo para presentar las precandidaturas, sólo Concepción Andreu (Calahorra, 1967) ha dado el paso y, a falta de confirmar los avales exigidos y ser ratificada oficialmente, mira ya hacia la cita con las urnas en la convicción de abanderar un nuevo tiempo desde el Gobierno de La Rioja.

– ¿Desfraguan las primarias y su candidatura que nadie le haya disputado el puesto?

–En absoluto. El proceso para ser precandidato sólo requería 23 avales (el 2%), con lo cual ha estado completamente abierto a cualquiera.

–Quizá nadie más ha dado el paso porque todo estaba predispuesto a que usted fuera la aspirante con el apoyo explícito del aparato empezando por el secretario general, que además le ha cedido todo el protagonismo mediático.

–Es un hecho que soy la portavoz del Grupo Parlamentario y ya concurrí en las anteriores elecciones, pero lo importante es que si algún otro compañero quisiera haber optado con fortaleza para hacer una Rioja mejor como pretendo yo, no hubiera tenido ningún obstáculo.

–La falta de rivales ha frustrado también que se pronunciara la sociedad civil en las primarias abiertas de las que sacó pecho el PSOE.

–Soy totalmente favorable a unas primarias abiertas. Si no se ha llegado a ese punto no es responsabilidad de quien se ha presentado, como es mi caso, sino quizá de quien no ha dado el paso de concurrir también y movilizarse. Tal vez porque no han tenido el empuje suficiente o han asumido que la mía es la opción que representa a la mayoría de la sociedad riojana y del PSOE.

–¿Hubiera sido más lógico que el líder del partido fuera también el aspirante a la Presidencia como el modelo que se siguió con Aldama?

–Estamos en un tiempo nuevo, en un periodo además dulce dentro del PSOE donde es maravilloso trabajar, y la fórmula por la que se ha optado es la adecuada: el secretario general y su equipo centrados en la gestión política y yo más enfocada hacia la sociedad riojana en general. La experiencia así lo avala y la compenetración con Francisco Ocón es extraordinaria y respetuosa.

–¿Por qué ser mujer debería darle un plus y La Rioja precisa un gobierno feminista, como defendió en el Debate del estado la región?

–Las mujeres conformamos el 50% de la sociedad. Tenemos que recuperar posiciones y mucho que reivindicar. En esas circunstancias, mi opción es una oportunidad porque mi proyecto, a diferencia de lo que se vio entre las otras fuerzas que intervinieron en el Debate, es más sensible a un gobierno feminista que no es otro que el de la igualdad. Y no porque yo sea mujer, sino porque estoy profundamente convencida y es una prioridad absoluta.

–¿Qué le hace que pensar que ganará las elecciones? En los comicios del 2015 su candidatura tocó un suelo histórico con poco más 43.000 votos y diez diputados.

–No son excusas, pero lo cierto es que en aquella coyuntura apareciendo dos grupos nuevos que lograron captar votantes fruto del descontento hacia PP y PSOE. Fue un momento difícil. Yo llevaba sólo ocho meses como cabeza de cartel, quizás no era suficientemente conocida entre la sociedad riojana y mi recorrido en el partido aún era corto. Admitiendo esa responsabilidad, estoy convencida de que ahora voy a darle la vuelta con un programa ilusionante para hacer una región mejor. Frente a un Ceniceros agotado, yo dispongo de toda la energía para el cambio que exige La Rioja.

–Ganar las elecciones no garantiza gobernar en un escenario que sigue vaticinándose fragmentado.

–Asumo que las mayorías absolutas ya son improbables. Pero eso no es malo, sino que nos va a venir bien a todos. Las mayorías simples son positivas en el sentido de aunque es más complejo gobernar nos hace a todos estar más pendientes de la situación real de la sociedad y huir de la tentación de imponer criterios excluyentes como ha demostrado el PP tantos años en La Rioja.

–¿Con quién pactaría llegado ese escenario?

–Lo iremos viendo. Aún no están desgranados los programas de los diferentes partidos y ni siquiera se sabe cuáles entrarán en el Parlamento o cómo será el reparto de escaños.

–¿Se aliaría con el mismo Cs al que ha criticado duramente toda la legislatura por impedir el cambio en La Rioja y «ser la muleta» del PP?

–Según he escuchado a su portavoz, están defraudados y ahora son conscientes de que el PP ha incumplido lo que pactaron. El Cs de principio de legislatura es distinto al de ahora. Quién sabe cómo se enfocará un virtual acuerdo o si podríamos gobernar solos, con apoyos puntuales.

–¿Y con el Podemos que sigue censurando el aburguesamiento del PSOE y le arrebató en el 2015 miles de votos?

–Los que confiaron en una izquierda supuestamente más pendiente de la ciudadanía han constatado que no es así y sólo desde la política se pueden cambiar las cosas. Muchos de los que en su día fueron hacia Podemos estoy convencida de que van a volver al PSOE porque comprueban que es un proyecto más firme, ilusionante y sobre todo ordenado.

–¿De qué manera refuerza sus opciones que el Gobierno central esté ahora presidido por Pedro Sánchez?

–Es un extraordinario apoyo porque las políticas sociales que abanderamos los socialistas están por fin siendo aplicadas en la medida que lo permiten 84 diputados.

–También le carga de responsabilidad para cumplir los compromisos del Estado con La Rioja, empezando por la licitación de la Ronda Sur como ahora insiste el PP.

–Seguiremos siendo reivindicativos con el Gobierno al margen de quién esté en La Moncloa y, de hecho, el contacto es constante. Lo que no vamos a permitir es que el PP nos exija un cumplimiento inmediato de cuestiones que ya se deberían haber concretado con el mandato de Rajoy. Vamos a ser responsables y defender el pacto de infraestructuras acordado en el Parlamento. Si otros no explican por qué no quisieron licitar la Ronda Sur, que se callen y nos dejen trabajar a nosotros.

–¿Será autónoma para elaborar su lista o seguirá el dictado de Ocón?

–Lo que ahora toca es concentrarnos en terminar la legislatura y proponer soluciones a tantos defectos del Gobierno popular. En todo caso, en el PSOE somos un equipo y haré mi propuesta con personas trabajadoras, profesionales y que compartan mi objetivo de hacer una Rioja mejor. Todo el mundo tendrá hueco en mi lista aunque, como le digo, aún queda mucho tiempo y tampoco sé cuáles son los intereses y circunstancias personales de cada uno.

–¿Cuál será su primera medida en caso de llegar al Palacete?

–Déjeme que ultime bien mi programa de Gobierno para responderle. Sólo puedo avanzarle que aspiro a una Rioja ejemplar y orgullosa de todas sus potencialidades.