AGRUPACIONES

El Grupo Socialista de Logroño considera “incongruente que PP y Cs tiendan la mano para una nueva Ordenanza de Convivencia cuando, tras acordar una revisión puntual urgente, se han retractado
unilateralmente”

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Iván Reinares, ha valorado
las declaraciones efectuadas por los Grupos Municipales del PP y
Ciudadanos sobre la modificación de la Ordenanza de Convivencia y
ha subrayado que “nos parece incongruente que ahora PP y
Ciudadanos tiendan la mano para consensuar la Ordenanza cuando,
tras haberse consensuado ya en Junta de Portavoces la necesaria y
urgente reforma puntual del artículo 17 y la apertura de una mesa de
trabajo para estudiar la reforma total de forma más pausada, ambos
grupos hayan decidido retractarse y pedir ahora una reforma más
general”.
Iván Reinares ha explicado que “es perfectamente compatible realizar ambas
cosas”. Por un lado, una reforma puntual y urgente del artículo 17 y de los
artículos 28 h), 29 r) y 30, que hacen referencia expresa al tema del botellón y
las respectivas sanciones, y también la apertura de una mesa de trabajo para
estudiar una reforma más profunda de la Ordenanza.
La reforma puntual “es apremiante, dada la situación de pandemia en la que
nos encontramos”, explica Reinares, quien añade que “no es algo que nos
hayamos inventado, sino que es necesario y así lo confirma la propia Policía
Local, como instrumento imprescindible para luchar contra el botellón”. Y por
otro lado, “estamos de acuerdo con que se puede analizar una reforma más
general de la Ordenanza, pero de forma más pausada, ya que una modificación
completa del articulado nos podría llevar perfectamente a un año de
tramitación, algo que no nos podemos permitir en la actual situación”, añade.
Reinares ha precisado que “si bien ahora mismo contamos con un paraguas
normativo autonómico como consecuencia de las medidas adoptadas para
luchar contra la Covid 19, éste puede retirarse en cualquier momento y Logroño
tiene que estar preparado para evitar el botellón y los problemas que conlleva”,
de modo que “la reforma urgente del artículo 17 es más que necesaria y
apremiante”.
El Grupo Municipal Socialista ha aclarado que “pese a que el Equipo de
Gobierno municipal podía haber sacado adelante la reforma de este artículo de
forma unilateral, se consideró que el asunto era de tal relevancia para la ciudad
como para poder alcanzar un consenso con el resto de Grupos y así se hizo”.
De este modo, se convocó junta de portavoces para solicitar a PP y Ciudadanos
que se sumaran a esta reforma puntual y el inicio del estudio de una reforma
más general más a largo plazo. Algo a lo que, según explica Reinares,
“estuvieron de acuerdo”.
Posteriormente, “se les remitió una propuesta de nuevo texto para el artículo
17, al objeto de que lo estudiaran e hicieran sus alegaciones, convocándose
nuevamente a la junta de portavoces para una semana más tarde y,
sorprendentemente, ahí se retractaron de su decisión inicial y, tanto PP como
Ciudadanos, exigieron una reforma total y no puntual”.
“PP y Ciudadanos anteponen los intereses políticos al interés de la ciudadanía,
porque ambas cosas se puede realizar”, afirma el portavoz del Grupo Municipal
Socialista, ya que “la actual Ordenanza no es suficiente para atacar el problema
del botellón, más acuciante incluso en esta época de pandemia”, por lo que “es
preciso hacerlo de forma urgente”.