40 AÑOS DE CONSTITUCIÓN

Comparte esto:

Hace 40 años la sociedad española firmó, con sus votos en un referéndum, el pacto social que alumbró nuestra democracia. Porque la Constitución es, sobre todo, eso: el gran pacto de ciudadanos y ciudadanas que, con distintas ideologías y sentimientos de pertenencia diversos, acuerdan progresar juntos como país y como sociedad.

Y con ese acuerdo pusimos fin a la larga noche de la dictadura y empezamos a disfrutar del mejor periodo de la historia reciente de España. 40 años de libertad, de democracia y de progreso colectivo. 40 años de Constitución.

Por eso, los Socialistas, queremos reconocer el trabajo de todos y todas las que lo hicieron posible y reivindicar el esfuerzo de generosidad, especialmente de las izquierdas, que supieron anteponer la democracia y la libertad futura con las que construir un nuevo país, frente al revanchismo histórico de tan mal recuerdo en España.

Los Socialistas somos constitucionalistas porque la Constitución del 78 es el marco de convivencia de los distintos que reconoce y protege nuestra pluralidad y diversidad; es el contenedor de nuestros derechos, libertades y obligaciones ciudadanas; es el origen de la descentralización y los autogobiernos; son las reglas de juego pactadas para nuestro funcionamiento democrático; es la regulación y el límite del ejercicio del poder y de la  soberanía popular.

Nunca antes de la Constitución tanta gente había progresado y mejorado sus condiciones de vida como en estos 40 años; nunca antes habíamos gozado de tantos derechos y libertades; nunca antes los territorios habían tenido tanta capacidad para decidir sus propios asuntos; nunca antes habíamos podido cumplir el tan esperado sueño de incorporarnos a Europa con la misma dignidad y en igualdad con el restos de los europeos y europeas.

Pero este enorme éxito histórico no ha estado exento de problemas y desafíos a los que nos hemos tenido que enfrentar. El más grave y dramático fue, sin duda, el terrorismo que atacó nuestro sistema constitucional. Fue la continuada firmeza en nuestras convicciones democráticas, la defensa de nuestro Estado de Derecho y la resistencia ciudadana la que nos dio la victoria frente a los asesinos. Por eso este es también un buen momento para recordar a las víctimas y todos los que hicieron posible este triunfo democrático.

Hoy, 40 años después, vivimos en un mundo distinto de realidades cambiantes, tenemos nuevos problemas y necesitamos nuevas respuestas. En estas 4 décadas, la Constitución ha promovido el mayor impulso modernizador de la historia de España: democracia, derechos y libertades, pluralidad, autogobierno, progreso y anclaje en Europa.

Por eso el PSOE cree que es un buen momento para renovar el pacto ciudadano con el que seguir avanzando y construyendo juntos un país mejor.

Los Socialistas no planteamos la reforma constitucional como una enmienda a la totalidad a la Constitución del 78, sino como el mejor método para su defensa y modernización.

Queremos actualizarla para ser reflejo del tiempo y la sociedad en la que vivimos; para consolidar los derechos y libertades que hemos ido conquistando en estos 40 años; para garantizar el Estado de Bienestar y los servicios públicos que son la herramienta de nuestra igualdad; para adaptarla a un lenguaje inclusivo y respetuoso con todos y todas, reconocer las reivindicaciones de las mujeres y garantizar jurídicamente la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

También para reconocer mejor nuestra diversidad; para resolver los problemas detectados en nuestro modelo autonómico; para incorporar al pacto a las nuevas generaciones nacidas después del 78.

Una reforma que, igual que hace 40 años, nazca del consenso y la generosidad y nos permita tener otros 40 años de progreso, convivencia y concordia.

¡Viva la Constitución!